El abajo firmante


Hola, bienvenido. Me llamo Rodrigo Casteleiro y soy periodista con todo lo que eso significa: precariedad; inestabilidad; horarios descabellados; mala alimentación; peor salud; o insomnio, entre otras muchas calamidades. Pero hay dos cosas que no se eligen en la vida: el amor y tu vocación. Además no todo es malo. Este oficio tiene muy mala prensa, pero hay días que merecen la pena. Noches que te sientes como Peter Parker o Clark Kent. Aunque el primero siga viviendo en casa de su tía. Y como fotoperiodista cobre, únicamente, por pieza publicada. El panorama, huelga decirlo, es de-so-la-dor.

Y, sin embargo, ya le digo, si tuviese de nuevo 18 años, volvería a besarla de la misma forma. Y trataría, después, de informar lo mejor posible. Uno, en fin, no elige sus obsesiones.

Por lo demás, he hecho prácticamente de todo: como juntaletras he trabajado en el diario gratuito ADN; la Cadena SER; o EL PAÍS, donde colaboro a día de hoy. Aunque también he sido mánager de un grupo de rock; he investigado y localizado muertos y desaparecidos de la Guerra Civil; y hasta tengo un curso de dirección de campañas electorales.

Me gustan los Smiths y las canciones tristes. El bourbon con hielo y las historias de mafiosos y perdedores. Sobre esto último escribo en este otro blog que tengo. Lo demás es una mezcla de libros, más discos, películas, ciudades, esquinas y pelos de gata. Si ha llegado hasta aquí, el último párrafo es prescindible:

a veces amanezco y lo veo todo negro. Y otras, de noche, me aclaro. ¿Intereses? Vivir para contarlo.

Si se ha quedado con ganas de más, pero le da pereza ponerse a leer los más de 600 post que hay aquí, puede hacerse una idea de cómo soy con esta lista.

No hay comentarios: