viernes, 30 de diciembre de 2011

Inventario



Enrique Urquijo quiso incluir esta canción que suena en su segundo y definitivo disco. No le dejaron. Para la compañía era "demasiado deprimente". Y lo es, por supuesto. Y más aún cantada por su autor original, Pablo Milanés. Pero es que el amor-antes, durante y después de muerto- es deprimente. Y genera, así, letras deprimentes por bellas y bellas por deprimentes.

Cuando una relación se acaba, toca hacer inventario. Ayer contabilicé las cosas que ella se dejó por aquí. Cito por orden de llegada: su acento sureño, que chapurreo a veces sin darme cuenta; un libro de Eduardo Mendoza, que ya he leído y pienso devolverle; varias pinzas del pelo; un cepillo de dientes que me mira y no sé qué decirle; una camiseta que era más suya ya que mía; unas zapatillas, éstas que llevo, de andar por casa y con las que me sorprendí el otro día haciendo la compra; distintos fluídos: en este caso, no sé si suyos, míos o de ambos. Supongo que esto último; el olor de su piel, prosigo, que empieza ya a rasparme; un bote de champú, marca blanca, que parece no acabarse nunca; una crema de manos, que tal vez empiece a usar; una caja de cereales, sus favoritos, que a mí me sientan mal; una copia de las llaves de su casa, ahora totalmente innecesarias. Pensé detenidamente sobre esto último: si acaso podrían usarse como prueba pericial en un hipotético juicio contra el amor por omisión del deber de socorro. Aunque lo dudo. De sucederse, éste alegaría enajenación mental transitoria. También, les digo, encontré fotos, muchas; tickets, entradas y demás sinónimos y anglicismos; recuerdos, en suma; nuestra imagen en el espejo. Y así, a simple vista, nada más que yo vea o me acuerde. ¿Tendría ella algo mío?, reparé más tarde. Y al cabo concluí afirmativamente. Antes de despedirnos, me devolvió casi todo salvo una cosa: lo que más he querido aún no sabiéndolo querer. En cualquier caso, corresponde a otros y otras hacer liquidación de cuentas. Lo que en política se conoce como herencia recibida. O el lastre de enamorarse de una persona y todos sus anteriores. Porque como escribió el poeta: "De otro. Será de otro. Como antes de mis besos". Si así no hubiera sido, saben que yo habría seguido jugando a hacerla feliz. 

El amor, ya les cuento, es deprimente. Demasiado.

16 comentarios:

.E dijo...

Una vez cuando mi hermano regresó a casa después de una separación muy dificl le pedi prestado si ipod y me dijo: No lo tengo, se fue en la repartición de bienes . . . (jajajaja) creo que ese fue el primer momento que reímos a carcajadas desde que había regresado. Tu entrada me recordó el momento. Gracias

Espero entonces, haga usted bien ese inventario, no queremos después andar buscando las cosas :D

Feliz 2012!

Un beso
E.

Mónica dijo...

Estoy cansada. Te comenterá el post mañana. pero la canción es una maravilla, Enrique siempre será Enrique

Princesa Ono dijo...

Dice una canción de M-Clan: "otra trampa en un cajón, zancadilla al corazón..." Y es que cuando un amor se ha ido, lo peor que te puede pasar es encontrarte algo suyo en tu casa. Sobre todo cuando no sabías ni que estaba allí...

Mónica dijo...

pareces cardiólogo...
Esta música siempre me recordará a ti. No se por qué te me imagino con una voz aguda.

Mónica dijo...

Me he equivocado, grave.

R. dijo...

Si te he hecho sonreír, .E, eso es lo importante.

Espero que, con el tiempo, te hicieras con otro iPod.

Un beso y feliz 2012!

R. dijo...

Son gajes del oficio, ono. Sobre todo cuando se ha vivido y convivido. Qué te voy a contar a ti, por otro lado.

Pero de todo se sale y de todo se puede sacar algo positivo.

Feliz 2012, guapa!

R. dijo...

Lo tuyo sí que es grave, Mercedes xDD

Anda. Feliz año, para ti y para los tuyos.

Muak!

El creador dijo...

Inventario... bonito titulo. Como una antología de todas las cosas que quedan, quedan y nunca se van cuando el final llega, a veces sin esperarlo.

R. dijo...

Exacto, creador. Así es.

Muy feliz año.

¡Un abrazo!

Anónimo dijo...

quiza el problema fue precisamente que jugaste a hacerla feliz, y cuando se juega con los sentimientos ya se sabe como acaba todo.

R. dijo...

Toda la razón del mundo, anónimo.

Un saludo.

Charlota dijo...

ay.. porque me has hecho escuchar esta canción en este preciso momento?
"Al fin nació, al pasar de los años, El tremendo cansancio que provoco ya en ti" que letra!!

R. dijo...

La curiosidad mató al gato.

Sí, es brutal esa letra.

Un besazo, guapa!

Charlota dijo...

La curiosidad mató al gato?
Siento curiosidad de porqué dices eso :D

Charlota dijo...

Aah! ya. Porque entré aquí por curiosidad y me encontré con esta canción en un momento fatídico. Lo he pillado.
Días más tarde, pero lo he pillado. A veces parezco el Luisma :D