sábado, 1 de octubre de 2011

Gracias, Rastani

Todo el mundo debería ser trending topic alguna vez en su vida. Al menos durante quince minutos: el tiempo que preconizaba Andy Warhol salvando las distancias y la propia tecnología. Esta semana se ha dado el caso con un presunto 'trader' -o inversor por cuenta propia- llamado Alessio Rastani. El fulano, que resultó después ser un charlatán, trolleó la BBC hace unos días y se convirtió en tema del momento en la red social, Twitter. ¿El motivo? Sus descarnadas e hijoputescas declaraciones a la cadena, que le entrevistó, sin saberlo, en calidad de experto en inversión cuando lo cierto es que ni lo uno ni lo otro: el hombre del momento ni era experto ni se le conoce inversión segura. No en vano, la empresa de la que es propietario lleva palmando pasta cuatro años. Pero vayamos al meollo del asunto: Rastani-pelo engominado, corbata de seda rosa-salió en antena y afirmó sin despeinarse y con una sonrisilla que la crisis se la traía al pairo. Que él estaba ahí para ganar dinero. Mucho si sabes qué hacer cuando el mercado quiebra, especificó ducho en la materia. Y que llevaba, en fin, varias noches soñando con otra recesión como quien especula con la suerte de volver a ver al amor de su vida en el mismo andén y a la misma hora estimada.

El menda, ya les digo, resultó ser, además de un cabrón con pintas, un estafador. El diario The Telegraph desveló tras el revuelo inicial que se trataba, vaya, de un "charlatán", como él mismo se define. Un mero aficionado a la Bolsa, ni un pez gordo si quiera, que opera desde su casa; propiedad, eso sí, de su pareja. Acaso un anzuelo para emisoras con ánimo de pescar grandes y espinados titulares. ¿Cómo se dejó engañar la BBC? Lo desconozco. Por su parte, el ente niega que la entrevista fuera un montaje o que Rastani forme parte de los Yes, men, conocido grupo de activistas que se hacen pasar por representantes o portavoces de grandes corporaciones con el fin de ponerlas en evidencia o simplemente ridiculizarlas.

Con todo, Alessio Rastani-o su alter ego-dijo algo en la (no) entrevista que no por sabido es menos revelador: cuestionado por sus declaraciones, afirmó sin ningún titubeo que "los gobernantes no dirigen el mundo, Goldman Sachs es quien dirige el mundo". Esto es: Wall Street. Los mismos que generaron la crisis financiera y que, tres años más tarde, siguen engominados y encorbatados en lugar de engrilletados.

Y es que gracias al bueno de Rastani, hemos podido ponerle por fin cara a los dichosos mercados y a los especuladores; los mismos que juegan a los dados con el universo de millones de personas. Algo parecido a lo que hizo el FBI con el rostro de Llamazares y el retrato robot de Bin Laden. Es de agradecérselo, por tanto, que nos haya hecho de molde. Ahora, ya sí, podemos mirarles a la cara y llamarles hijos de puta. Hijos de la grandísima puta.

Imagen sacada de dailymail.co.uk 

8 comentarios:

La Arpía Milenaria dijo...

Yo he visto a un ex- chaqueta de pana dirigirse a su secretario para darle instrucciones de que pedirle a un camarero allí presente..
Mi cara era un poema y dicho camarero al verme dijo: puede ser ex-... pero ex-hijo de puta no va a ser nunca, uno lo es desde que nace.
¿Crees que nacen o se hacen?
Tu entrada me lo recordo..Eres maravillosamente perjudicial para mi memoria R.

Guti dijo...

Pues vaya gol que le han metido a la todopoderosa BBC. Contrasten las noticias señores/as de las televisiones!!
Todos sospechábamos que detrás de la crisis no estaban las monjas clarisas precisamente, Goldman Sachs no es una ONG.

El creador dijo...

Estuvo fuerte la cosa!! Quién podría imaginar algo así, y en un medio como la BBC. Pero bueno, nada debe sorprendernos entrados ya en este siglo.

Saludos.
Pd: Ya lo sigo en Twitter @_Sindulfo_ Seguimos en contacto!!

Menlove Avenue dijo...

Entre Inside job, documentales y una charla que vino a dar el señor Arcadi Oliveres a mi pueblo, llevo un cabreo encima con estos temas... Con lo pacífica que he sido siempre y qué ganas de matarlos a todos, hostia...



:)

R. dijo...

Creo que este tipo de gente, arpía, nace así. Uno puede convertirse con los años y el poder en un déspota. O traicionar sus principios. O ser un verdadero cabronazo. Pero el verdadero hijo de puta, el auténtico, lo es desde la cuna. Y estos, me temo, chuparon poca teta y ahora estamos pagando su falta de lactancia...

Un beso, guapa!

R. dijo...

La verdad es que sí, Guti. Golazo por toda la escuadra. De todas maneras, me parece muy raro todo. La BBC no es Telemadrid precisamente. Y esto ha sido un epic fail de órdago.

Un abrazo!

R. dijo...

Ése es el problema, creador, que nuestra capacidad de sorpresa está bajo mínimos.

En fin.

Siempre nos quedará Twitter para poner las cosas en su sitio.

Otro abrazo!

R. dijo...

Haber visto Inside Job debería ser considerado un atenuante en caso de asesinato selectivo de peces gordos...

¡Qué ganas dan, joder!

Un beso, Rigby ;)