viernes, 7 de octubre de 2011

El bello error de mi vida

El mundo al revés: quien pierde, gana, rezaba o reza-¿se sigue vendiendo?-el eslogan del Mad. Uno de los primeros juegos de mesa que tuve. Sin contar, claro está, el parchís o la oca. Después vendrían El Rescate del Tesoro, el Atmosphere, el Trivial, el infernal Scrabble, y, por último, el mejor de todos. El Messi de este tipo de tableros, capaz de dejarte clavado en el sitio. La combinación perfecta de intriga, sagacidad y ansia viva. El pasatiempo, vaya, por el que vendería a toda mi familia, amigos y pareja, hoy todavía: el Monopoly. Porque, ¿quién no lleva a un Pocero dentro? En mi caso, tengo a los dos metidos: al bueno, que se solidariza con el precio de la vivienda; y al malo. Al chungo, que se hace con toda la avenida y luego escapa con la pasta. Porque Hacienda somos todos menos los que se libran.

Pero descuiden, que no entraré en materia. He soltado ya demasiada bilis hablándoles de política y sinvergüenzas. Hoy toca otra cosa. Hoy toca hablarles de amor, como prometí. Porque la máxima o 'madima' del Mad también es aplicable con Cupido. Sabina lo cuenta mucho mejor en su canción, "Como un explorador"; ésta que suena. Y, sobre todo, en ese verso lapidario -y universal- que asevera que a veces gana, el que pierde a una mujer. Cambien si no el género del o la canalla, según sea lo que se les levante al paso de éste o aquella. Y díganme si el flaco de Úbeda no tiene razón. En lo sustancial, estarán conmigo, viene a significar lo mismo tanto si se ha perdido, como mujer, lo que no se supo defender-o querer-como un hombre; como si, por el contrario, era ella el hombre de la relación. Quien pierde, a veces gana. Casi siempre, sugiero yo.

De los errores se aprende, qué duda cabe. Y más aún: gracias a éstos, avanzamos. Filtramos nuestra búsqueda. Nos ceñimos, en fin, a ese cuerpo que mejor se entalla a nuestra vida. Podría explicarlo parafraseando al poeta, Ángel González: para yo me llame erre, para que mi ser pese sobre tu suelo fue necesario un ancho espacio y un largo tiempo: muchas camas, algunos cuerpos. Zorras de todo el mar y toda tierra, en el sentido astuto de la palabra. Solsticios y equinoccios de tiempos mejores: cuando todo en mi vida coincidía con aquello que quería ser. Luego fue una huida hacia delante. Algunos se tropezaron conmigo; otros me hicieron tropezar. Fue un pasaje lento y doloroso. Yo no soy más que el resultado, el fruto, lo que queda, podrido, entre los restos; esto que ves aquí, tan sólo esto: un hombre cansado y repleto de fuerzas. La enloquecida fuerza del desaliento, que explica González. Y tu, amor mío, el éxito de todos mis fracasos. El bello error de mi vida.

Gracias, por cierto, por confundirte conmigo.

El poema completo, aquí.

14 comentarios:

Shigella dijo...

La mejor confusión de mi vida. Espero no aclararme nunca ;D

Mónica dijo...

...y en otros ojos me olvidé de tu mirada y en otros labios despisté a la madrugada...
...y en otros puertos he atracado mi velero...
y una mañana descubrí que a veces gana el que pierde a una mujer...
bonita.
Enhorabuena por lo de tu chica de hace un año.

Phant79 dijo...

No conocía la canción y me ha encantado. Sin duda me quedo con esa frase magistral "a veces gana, el que pierde a una mujer". Sin duda, en ciertas ocasiones la mejor manera de ganar es dar un paso atrás.

R. dijo...

He cometido varios errores en mi vida. El último de ellos me trajo hasta ti. Por eso el título.

Un beso igualmente confundido.

R. dijo...

Muchas gracias, Merche.

R. dijo...

La canción es muy bonita, Phant. Y de las menos conocidas de Sabina.

Es verdad eso que dices. Dar un paso atrás y luego dos hacia delante. No siempre las derrotas son derrotas.

Un abrazo!

Guti dijo...

Hace un año estaba yo viajando por el centro de la península. Conocí a unos chavales y a unas chavalas formidables.
Este año está jodido pero habrá que repetir el viaje en el siguiente año, ¿No?

Me ha gustado tu comentario de las 17:20 de ayer.

Shigella dijo...

Nosotros también queremos repetirlo, Guti. Lo mismo no hay que esperar otro año. Lo vamos viendo. Un beso

Phant79 dijo...

A mi también me apetece repetirlo, pero esta vez sin el after de la tercera edad por favor!! Un abrazo a todos los de la quedaba bloguera.

R. dijo...

Hay que volver a brindar, Guti. A ver si más pronto que tarde.

Un abrazo!

R. dijo...

Lo siento pero el after-puti no se negocia, Phant :D

Anónimo dijo...

Rodrigo, lo siento pero no m salen las cuentas..ya sabes quien soy

Anónimo dijo...

Gran canción y gran blog, amigo!

Maik--

R. dijo...

¡Muchas gracias!