martes, 24 de mayo de 2011

Yo boto


Voté en las pasadas elecciones pensando en lo vivido estos días. Reflexionando. También por aquellos que derramaron su voto sin poder nunca depositarlo. Pero nunca más. No pienso volver a colaborar de esta farsa llamada democracia española. No hasta que los corruptos se pudran en la cárcel y no en el parlamento. No hasta que cada persona represente un voto. No hasta que las leyes que afectan a nuestros derechos se sometan a referéndum. No hasta que la administración permita a cualquier ciudadano acceder a los contratos, las adjudicaciones y las cuentas de cualquier institución pública. No hasta que los políticos vuelen en clase turista. No hasta que la banca nacionalice sus beneficios y privatice sus pérdidas. No hasta dentro de mucho. 

Mientras me mudo al ágora. Estos días he comprendido que la democracia está fuera de si misma. Nos la habían quitado y por fin la tenemos de vuelta. O mejor: no sabíamos que la teníamos tan cerca. 


Ya no creo en políticos sino en manos alzadas; gritos sordos

Desde hoy: yo boto.

10 comentarios:

Menlove Avenue dijo...

Yo pienso exactamente igual, y pensaba así antes de todo lo ocurrido estos días atrás. He votado muy pocas veces, y cuando lo he hecho ha sido por la cosa de que el voto en blanco o la abstención favorece siempre a los partidos mayoritarios y blablabla... pero cada vez sigue siendo más frustrante todo. Yo también me mudo. Hasta que no cambie la cosa, conmigo que no cuenten.

Qué buena esa escena de Martín (Hache)... es una de mis pelis favoritas, de esas que tengo que volver a ver cada cierto tiempo. Hoy mismo he visto dos del mismo director. Me encanta.

La Arpía Milenaria dijo...

Yo voy a seguir votando y protestando (no creo que los cambios lleguen solos).. Antes no se podía hacer ninguna de las dos cosas. Lo difícil es encontrar alguien que me represente...pero votar es un derecho y un privilegio que muchos no tienen.
Me declaro sufragista y protestona.

La "Spanish Revolution" te tiene alteraito.Ya lo decia P. Coelho ..La posibilidad de realizar un sueño es lo que hace que la vida sea interesante R. ;)

Anónimo dijo...

Me uno al club de loa agoristas...

R. dijo...

En mi caso, señorita rigby, he votado en todas las elecciones: voto útil, voto inútil y voto kamikaze. Sabía lo que había detrás pero aún así participaba. Lo consideraba una deuda casi moral.

Ya no. Votar cada cuatro años no es votar. Si las sufragistas levantaran la cabeza dirían: así no, joder.

Como digo, me mudo al ágora. Ya que no se puede cambiar el mundo, al menos que éste no nos cambie a nosotros.

Un beso utópico!

R. dijo...

Eso es lo difícil: encontrar a alguien que nos represente, arpía. Hasta ahora lo aceptaba por que no había otra cosa. Pero estos días he comprendido que es antidemocrático votar a un tipo que no te convence sólo porque la otra opción es peor.

Como dijo aquel, es escoger entre sida o cáncer.

Para eso que me dejen morirme tranquilo.

Solo sé que estos días, repito, me he sentido parte de algo. Cosa que ningún partido me había provocado.
Y que estoy a gusto.

La democracia, como el amor, se demuestra día a día. Tampoco celebro san valentín y creo que tengo igual o más derecho a enamorarme. A elegir, en fin, con quién quiero estar.

Sí, me tiene revolucionao perdido, la verdad. Pero descuida que dentro de unos días juega el barcelona la final de la liga de campeones y la indignación política será entonces futbolística ;)

Besos, guapa!

R. dijo...

En el fondo hay sitio, anónimo.

monica dijo...

Yo tambien voto (aunque sea papeleta nula) pero ya vale de farsa...

Guti dijo...

Los partidos de la corrupción y el pelotazo se merecerían que no volvieramos a votar jamás. Lo que ocurre es que hay más partidos, al menos aquí en el norte.
Esta democracia bipartidista parece hecha para que unos pocos sigan viviendo de puta madre y los demás les aplaudamos y bajemos la cabeza.

R. dijo...

Pues sí, moni, ya vale de farsa.

R. dijo...

Tú lo has dicho, guti.

Un abrazo!