domingo, 29 de mayo de 2011

Ciertos seres humanos

En Torres de Manhattan, Quique González plantea la necesidad de creer "en ciertos seres humanos en estos tiempos que pasan". Y es verdad. Tal y como está el asunto, se hace casi obligado creer en el arrojo y valentía de muchos personajes anónimos que, sin pensárselo dos veces, saltan a las vías y nos rescatan del abismo mismo de vivir. Como esta profesora del sector de la Estanzuela -al sur de Monterrey, México-, que mientras caía la lluvia de balas de los sicarios justo al lado de su guardería, tranquilizaba a los niños de su clase con una canción infantil: "Si las gotas de lluvia fueran de chocolate".


Y que dice así:


Si los copos de nieve
fueran leche malteada
me encantaría estar ahí
abriendo la boca
para saborear
ahahahaha.


Si los copos de nieve
fueran leche malteada
me encantaria estar ahí...


Si los rayos de sol
fueran helado de chocolate
me encantaria estar ahí
abriendo la boca 

para saborear
ahahaha.


Si los rayos de sol
fueran helado de chocolate
me encantaría estar ahí...


Si las gotas de lluvia
fueran de caramelo
abriendo la boca
para saborear
ahahahahaha.



Vía Escolar.net; la noticia completa aquí

jueves, 26 de mayo de 2011

Me-mo-ria

Quise saber la opinión de Miguel Ángel sobre todo esto de la elecciones, los acampados, etc. Me comentó, "me he emborrachado muchas veces de utopía pero te deja dolor de cabeza al día siguiente; voy al baño, me meo". El muy cabrón. Tiene razón, pensé. La utopía sube rápido pero la realidad, al final, te martillea la cabeza. Era viernes. No hacía ni diez minutos que había dejado Sol y la marabunta de manifestantes para meterme en otra aglomeración, ésta ya de conocidos. 

En el bar le pregunté a Toni por Miguel Ángel. Toni es el dueño. Un tipo de extremos: un día quiere suicidarse y al otro te hace un alegato en favor de la vida. No obstante, aquella noche parecía tranquilo: ahí lo tienes, me dijo señalándole. Y ahí estaba, efectivamente. En el último rincón, hecho un guiñapo. Dándole vueltas a un gin tonic roído y a su vida misma, como siempre. Ni rastro, por tanto, del sueño del otro día. Se lo conté nada más verle: el otro día te confundí con Antonio Vega. Quiero decir que soñé que te estabas muriendo. Y me moriré, me confirmó Miguel Ángel, no te quepa la menor duda. Todos nos estamos muriendo, apostilló. Y otra vez tenía razón.


Al volver del baño, se dio de bruces con una pareja que en ese momento nadaba hacia la barra. Me fijé en el escote de la chica. Grotesco. Cuando se sentó, Miguel Ángel pontificó: "Verás. Uno vive dos vidas-como dos carretas, asocié-. La vida con la que empieza y la vida con la que acaba. Yo empecé siendo algo y ahora soy esto que ves. No pasa nada. Venderé mi casa y me mudaré de ciudad; tal vez vaya al sur, a Granada, donde vive Lapido. Tal vez allí tenga una tercera vida". ¿Y cómo era la primera?

Tenía una chica muy parecida a esa que está ahí -señaló a la pareja de antes a la que aún, por cierto, no habían atendido-. Pelirroja, gordita y con unas tetas...qué tetas. ¿Grotescas, verdad? Y también tenía unos padres, claro. Y una hermana. Y memoria; sobre todo eso. Me-mo-ria. ¿Sabes que es lo peor de ser amnésico? Te lo digo yo: tienes cons-cien-cia de cosas que viviste pero eres incapaz de situarlas. Es como un barco encallado en mitad de la arena. ¿De dónde viene? ¿Lo sabes tú? Porque yo no sé de dónde vengo ni a dónde voy.

"Mi madre murió. Mi padre está en una residencia. Y con mi hermana no me hablo".


¿Y ella?, le sugerí. A ella la perdí y no me acuerdo por qué. Pero sí que la perdí. Eso no se me olvida. Como tampoco cómo era.


Lo peor, me dijo mirándola, es que mañana lo habré olvidado.
  
Imagen sacada de http://www.mundopoesia.com

martes, 24 de mayo de 2011

Yo boto


Voté en las pasadas elecciones pensando en lo vivido estos días. Reflexionando. También por aquellos que derramaron su voto sin poder nunca depositarlo. Pero nunca más. No pienso volver a colaborar de esta farsa llamada democracia española. No hasta que los corruptos se pudran en la cárcel y no en el parlamento. No hasta que cada persona represente un voto. No hasta que las leyes que afectan a nuestros derechos se sometan a referéndum. No hasta que la administración permita a cualquier ciudadano acceder a los contratos, las adjudicaciones y las cuentas de cualquier institución pública. No hasta que los políticos vuelen en clase turista. No hasta que la banca nacionalice sus beneficios y privatice sus pérdidas. No hasta dentro de mucho. 

Mientras me mudo al ágora. Estos días he comprendido que la democracia está fuera de si misma. Nos la habían quitado y por fin la tenemos de vuelta. O mejor: no sabíamos que la teníamos tan cerca. 


Ya no creo en políticos sino en manos alzadas; gritos sordos

Desde hoy: yo boto.

viernes, 20 de mayo de 2011

Papá, ¿dónde estabas en mayo de 2011?

Primero era cosa de cuatro exaltados. Luego de una mayoría no representativa. Y ahora, el movimiento #15M traspasa fronteras. En ciudades como París, Niza, Berlín, Düsseldorf o Londres, la indignación española ha encontrado su caja de resonancia. Mientras los medios de la derecha se resisten a darle algún tipo de pábulo, periódicos tan poco serios como el Washington Post abren a toda plana con una imagen de la Puerta del Sol, bautizada ya como de la Solución. El New York Times, incluso, profundiza en las causas de este cabreo generacional donde la corrupción es, parafraseando a Esperanza Aguirre, algo consustancial. Y cómo no, cita a Mr. Camps.

Se equivocan, pues, quienes tratan de acotar las manifestaciones de estos días a un espectro concreto de la ciudadanía. Anarquistas, según La Razón. Gente entrenada por ETA, según el historiador César Vidal. Quizás los haya. Entre tantas sensibilidades reunidas, alguna habrá que simpatice con la causa vasca. Pero eso es como decir que todos los periodistas somos maniqueos.

Dudo mucho que el señor Vidal se haya paseado siquiera por el lugar de los hechos. Si no vería que además de antisistemas, hay peligrosísimos infantes de apenas metro veinte. Mujeres embarazadas a las que echaron de su trabajo en el octavo mes de gestación. Jubilados con la pensión bajo cero. Parados sobradamente preparados. Hipotecados a los que el banco les embargó la casa y la vida. Estudiantes con vocación que no pueden hacer carrera. Becarios precarios. Y hasta un cocinero, Javier, que está dando raciones generosas de fabada sin cobrar un duro. Como él mismo dice, "300 raciones de fabada valen una pasta y los platos de plástico y las horas que se meten trabajando también, así que prefiero no pensar en el presupuesto, prefiero pensar en que ha sido algo positivo".

Qué quieren que les diga. ¿Se conseguirá algo con esto? No lo sé. Pero el día que mi hijo me mire a los ojos y me pregunte, papá, ¿dónde estabas en mayo de 2011?, mi conciencia estará tranquila.

Otro día si gustan analizamos todo lo demás. Ahora me voy a Sol a reflexionar sobre mi voto.


Fotografía de Jacobo Méndez Díez

jueves, 19 de mayo de 2011

Entre tú y yo

Anoche tuve un sueño emotivo y desconcertante. Soñé que entrevistaba a Antonio Vega en sus últimos días con vida. Estábamos en algo parecido a un centro de enfermos terminales y a cada pregunta que le hacía, él sonreía travieso. Tímido. Recuerdo ahora la situación con una nitidez que me asusta. ¿Por qué este sueño y no otro?


El caso es que ahí estábamos los dos, digo. Charlando sobre esto y aquello. A decir verdad, no era una entrevista al uso. Nadie, al menos, me la había pedido. Ni tampoco yo me sentía en la obligación de realizarla. O eso fue lo que interpreté viéndome-qué raro suena todo- que no apuntaba sus respuestas. Era más bien una conversación entre dos conocidos de vista. Entre dos personas que en un momento dado de la fiesta se quedan a solas e intuyéndose semejantes, se preguntan. No en vano, al poco de estar hablando le reconocí que a mí La chica de ayer ni fu ni fa. Entre tú y yo, le dije. Y él volvió a sonreír apocado: "A mí tampoco me convence-se sinceró Antonio-; pero, ¿qué quieres? Me pagaban una pasta", susurró cabizbajo. Casi avergonzado. ¿Y qué canción te hubiera gustado componer? Pero no me contestó él sino Miguel Ángel.

Fotograma del documental, Tu voz entre otras mil

martes, 17 de mayo de 2011

Y la sociedad civil tomó las calles

Esto es lo que pasaba y se paseaba ayer tarde por Madrid y otros muchos lugares de España. Más de 50 ciudades indignadas y cabreadas con la actual situación económica y social. No conformes, por ejemplo, con que el presidente del Banco Santander, Emilio Botín, mantenga las restricciones de créditos y a la vez proponga un bonus de 330 millones para 250 directivos. O que Telefónica, aún teniendo unos beneficios récord, despida al 20% de su plantilla.  Por no hablar, claro, del paro juvenil. Por comparar revoluciones y salvando las distancias, en Túnez o Egipto, países estos donde los jóvenes salieron mayoritariamente, la media de desempleo en su caso apenas superaba el 20%. Aquí está por encima del 40.

Tienen, pues, razón los que dicen que África comienza en los Pirineos. Miren si no las últimas encuestas: formaciones con imputados en sus listas y en espera de juicio por casos de corrupción, no sólo revalidan su victoria sino que la amplían conviertiéndose, de este modo, en los caudillos de su ciudad o pueblo; al estilo, ya ven, de muchos países africanos. ¿Por qué? Por el miedo a que gobiernen los otros. Y yo me pregunto qué otros si en este país sólo gobiernan dos partidos que se turnan y nos turnan: la derecha y la extrema derecha. 

Nos dejamos sodomizar por éste porque aquel la tiene más gruesa y nos haría más daño. El caso es poner el culo sí o sí.  Por que no hay más opción. Por que no queda otra. ¿No? ¿En serio no la hay?


El otro día Zapatero, muy digno, nos llamó bellacos a los que pensamos que nos ha vendido a los mercados como antaño se traficaba con esclavos. "Mienten como bellacos los que dicen que hemos hecho recortes sociales", se dirigió a nosotros el presidente. Y de inmediato pensé en que ahora, gracias a él, tendré que trabajar más-si es que no me despiden antes por que mi empresa prevea pérdidas para el año siguiente o necesite liquidez para bonificar a un puñado de directivos ya de por si bonificados-cobrando menos para jubilarme más tarde y en peores condiciones.


Tiene razón ZP: eso no es un recorte. Es una putada.

Aunque todavía hay esperaza. Sugieren algunos. La llegada previsible del PP al gobierno -concretan- nos salvará de la crisis. Seremos otra vez ese imperio. Qué coño, en mayúsculas: IMPERIO, que otrora ponía sus pantorrillas en el despacho del presidente de la Casa Blanca y al mirar a otros países menos desarrollados decía aquello de are you talking to me? Porque Rajoy, del que sólo sé que le gusta el ciclismo, nos sacará del atolladero con su varita mágica. Y otra vez, me pregunto susceptible, ¿cuál es la receta mágica del líder popular? ¿La misma que ha dictado Europa, de mayoría conservadora? ¿Despido flexible, recorte de pensiones y ayudas sociales? ¿Se va a enfrentar Rajoy a sus colegas europeos si no es capaz de enfrentarse siquiera a su partido?


No estamos saliendo de la crisis, estamos incubando la siguiente. Unos crearon un modelo productivo insostenible y especulativo y otros lo han heredado a manos llenas y lejos de cambiarlo o repensarlo, se han asegurado un futuro vitalicio y al resto nos han dejado con un mano delante y otra detrás. Embargados. Porque PP y PSOE comparten la misma raíz semántica. La "P" de partido; es decir, "conjunto o agregado de personas que siguen y defienden una misma opinión o causa". Su causa.


Sólo les importamos cada cuatro años: prometer hasta meter y una vez metido, olvidarse de lo prometido. No obstante, señores políticos, eso se va a acabar. Se terminó eso de abrirse de piernas sin ofrecer apenas resistencia. Quizás no consigamos listas abiertas o cambiar la ley electoral para que cada persona represente un voto. Pero somos muchos-y los que no salen en el vídeo- y estamos enfadados. Cabreados. Indignados.

Nos recortaron derechos, ahora nosotros vamos a recortarles escaños

domingo, 15 de mayo de 2011

De rodillas

La policía neoyorquina ha detenido al director general del Fondo Monetario Internacional (FMI), el dirigente socialista Dominique Strauss-Kahn. Se le acusa de agresión sexual. Al parecer, habría obligado a una de las empleadas del hotel donde estaba alojado a practicarle una felación. Acostumbrado a poner de rodillas a los países, el francés Strauss-Kahn pensó que podría hacer lo propio con ella. Y la mamada, de consumarse, podría costarle, además del descrédito internacional que ya lo tiene, la presidencia de la república francesa. Los sondeos, al menos hasta ahora, le situaban como el mejor candidato para vencer a Sarkozy. 


Cosas del azar, hoy se celebra en varias ciudades de España una manifestación que, entre otras cosas, denuncia la tiranía económica del organismo que preside este señor. 


Iba a ir. Pero ahora con más razón.

Fotografía de Reuters

domingo, 8 de mayo de 2011

Y rodar

A veces es peor el remedio que la enfermedad. Hice una lista de canciones felices y resulta que me entristecen. Como esas casas de colores, saben, que se ven en muchas favelas y que lejos de endulzar la zona, hacen que sea todavía más deprimente. Triste. 

Oigo a Rem decir aquello de "gente feliz y brillante tomadas de la mano" y me entran unas infinitas ganas de llorar. Quizás por eso su cantante, Michael Stipe, no ha vuelto a cantarla en directo.Tanta felicidad duele. Quema. Hay que cortarla con algo, opino. En estado puro es una bomba para el corazón. Serrat, al menos, concreta. De vez en cuando, matiza. Y no siempre, añado yo. Porque la felicidad debiera durar lo que una canción. Tres minutos; cuatro a lo sumo. No más. El tiempo justo para tararearnos. Y pensar: cómo pudimos hacer algo tan bueno. 

De lo contrario, pasa como con Kiss FM: esa emisora que consigue que aborrezcas los clásicos a fuerza de repetirlos. Y es que nunca segundas-o terceras o decimoquintas-partes fueron nada buenas. 

Aunque hay amores, sí que es verdad, que envejecen mejor que otros. Y uno-o al menos yo- no se cansa nunca de escucharlos. El rey, de José Alfredo, por ejemplo; tantas veces versionado y cantado en llamas por el tequila. ¿Es posible otra forma? ¿Existe, acaso, una letra que ejemplifique mejor la derrota? La dignidad del fracasado que lo ha perdido todo, que ya no tiene nada. Y que, sin embargo, continúa en pie. Eternamente enamorado. Hasta el día, eso sí, en que se muera y sea ella quien se enamore de él. Y así te vas a quedar.

A mí, qué quieren que les diga, me pone el vello de punta. La vida, considero, es eso mismo que le dice el arriero. Por eso-así, entre usted y yo- aún no me he pegado un tiro. Porque con dinero o sin él, me queda todavía mucha vida que gastar. 

Y rodar.

Fotografía de referências

jueves, 5 de mayo de 2011

25 canciones para (no) pegarse un tiro

El otro día uno de ustedes me planteó un reto: elaborar una lista de canciones felices. Es decir, para (no) pegarse un tiro. Les reconozco, no obstante, que me ha costado la vida hacerme con un puñado. Como saben, soy más de salado que de dulce. Me puede la nostalgia. Y al final siempre termino saltándome la dieta. Recordándote entre horas.

Con todo, creo que el menú es bastante variado.


Por si les apetece picar:


1.- Rem. Shiny happy people. "Gente feliz y brillante tomadas de la mano".

2.- The Cure. Friday i´m in love. "No me importa si el lunes está azul, el martes gris y el miércoles también. El jueves, no me importas. Es viernes: estoy enamorado".

3.- The Beatles. Obladi, oblada. "Desmond tiene un puesto en el mercado. Molly es la cantante de un grupo. Desmond le dice a Molly: "Nena, me gusta tu cara". Y Molly le dice cogiéndole de la mano: "Obladi, oblada, la vida va en sujetador".

4.- Monty Python. Always look on the bright side of life. "Si la vida parece una bonita mierda es que has olvidado algo. Reír, sonreír y bailar y cantar. Cuando estés deprimido, no seas tonto: junta tus labios y silba. Eso es".

5.- Judy Garland. Somewhere over the rainbow. "En algún lugar, detrás del arco iris, los cielos son azules. Y los sueños que te atreviste a soñar realmente se vuelven realidad".

6.- Fito Páez. Mariposa tecnicolor. "Yo te conozco de antes, desde antes del ayer. Yo te conozco de antes, cuando me fui no me alejé".

7.- Journey. Don´t stop believing. "Extraños que esperan arriba y abajo del boulevard. Sus sombras buscándose en la noche. Gente de la vida nocturna viviendo para encontrar una emoción".


8.- Dire Straits. Walk of life. "Tiene acción, tiene movimiento. Sí, el chico sabe tocar".


9.- Quique González. Todo lo demás. "Y todo lo demás...no importa".

10.- Andrés Calamaro. Mi gin tonic. "Hay un deseo que pido siempre que pasa un tren".

11.-Van Morrison. Brown eyed girl. "¿Recuerdas cuando solíamos cantar?".

12.- Los Secretos. Pero a tu lado. "He roto todos mis poemas, los de tristezas y de penas".


13.- Joan Manuel Serrat. De vez en cuando la vida. "Y uno es feliz como un niño cuando sale de la escuela".

14.- Limahl. The neverending story. "En tus manos, el nacimiento de un nuevo día".

15.- Rafa Pons. Olvídate de ti. "Deja ya de hablarme de tu miedo al amor. Yo también quise un día quemarte el sujetador. Pero ahora puedo ir a Ikea y sonreír. Si yo paso de mí, tú olvídate de ti".

16.- Chumbawamba. Tubthumping. "Caigo noqueado pero me vuelvo a levantar".


17.- Oasis. Whatever. "Soy libre para ser cualquier cosa que escoja. Y cantaré los blues si es que quiero. Soy libre para decir cualquier cosa que me guste. Si está bien o está mal, no importa".


18.- The Cranberries. Just my imagination. "Siempre seremos libres. Viviremos para el amor que tenemos, no para la realidad". 


19.- Supergrass. Alright. "Somos jóvenes, nos arreglamos. No nos molestamos, no tenemos tiempo. Dormimos por ahí, si queremos. Pero estamos bien".

20.- Queen. Don´t stop me now. "Soy un satélite fuera de control. Soy una máquina sexual lista para recargarse. Como una bomba atómica a punto de oh oh oh oh oh explotar".

21.- The Beach Boys. Wouldn´t it be nice. "Quizás si lo pensamos y lo deseamos y lo esperamos y lo pedimos podría volverse realidad".

22.- Kiko Veneno. La casa cuartel. "Y sólo quiere irse muy lejos, cogerla de la mano y salir corriendo".

23.- José Alfredo Jiménez. El rey. "No tengo trono ni reina ni nadie que me comprenda pero sigo siendo el rey".


24.- Deluxe. Vivir sin recordar. "Por lo demás, no ha cambiado nada. Pero nada sigue igual. No se puede vivir del recuerdo ni vivir sin recordar".


Y de postre:


25.- Los Planetas. Un buen día. "Había quedado de nuevo a las diez y he bajado en la moto hacia los bares de siempre, donde quedaba contigo, y no hacía nada de frío".

Imágenes sacadas de http://cucharasonica.com, http://celebritydeath.wordpress.com y http://www.taringa.net

martes, 3 de mayo de 2011

¿Nos hemos vuelto locos?

Muchas noticias. Escojo dos:

El Nobel de la Paz le ha pegado dos tiros a quemarropa al terrorista más buscado del planeta. Uno en la cara y otro en el pecho. Razón por la que, dicen, no muestran el cadáver: tiene los sesos por fuera. O tenía. Porque ahora está en el fondo del mar. 

No seré yo quien defienda a Osama Bin Laden. Pero tampoco quien justifique el terrorismo de estado. 


Todos han coincidido en afirmar que se ha hecho justicia. Desde el propio Obama hasta Elena Valenciano, secretaria de Política Internacional y Cooperación. Miedo me da que se generalicen este tipo de ajusticiamientos. Hasta los nazis tuvieron un juicio justo. ¿Nos hemos vuelto locos?

El terrorismo yihadista no ha terminado. Se teme un 'efecto hidra'. Saldrán más Bin Laden, sin duda; ya los había, de hecho. 


Por cierto, ¿cómo se descabeza el odio?


El mundo, concreta el presidente norteamericano, es hoy más seguro. Aunque los expertos teman y aseguren que habrá represalias. El puto paraíso.


En otro orden de cosas, Bildu. La coalición no podrá presentarse a las elecciones autonómicas y municipales del 22 de mayo. Según parece está contamidada por Batasuna-ETA. Bildu está integrada por personas que formaban parte de Ezker Batua (la marca de IU en el País Vasco), EA -escisión del PNV- e independientes. También hay miembros ligados a CC.OO y UGT. Peligrosísimos. 

Me surgen dos dudas. Si Bildu es ETA, ¿por qué no se les detiene por colaboración con banda armada? Si no se les detiene, ¿por qué no les dejan concurrir?

Y una anécdota personal para acabar: mi ex que no me habla off line, me sigue on line. El futuro que viene. Relaciones táctiles. 

Ahí queda eso.

Buenos días.

Fotografía de Pete Souza