sábado, 9 de abril de 2011

El club de los 20 y tantos

No sé si han visto El club de la lucha, la escena final. Cuando Edward Norton le dice a Helena Bonham Carter aquello de "me has conocido en un momento extraño de mi vida". Y alrededor de ellos todo se derrumba. Como el mundo. Pues bien. No encuentro mejor imagen que ésa para sincerarme ante ustedes. Creo, de hecho, que les debo una explicación. Podría decirles que padezco de un infernal dolor de muelas o que me duelen los dedos de aporrear el bajo. Razón por la que hace tanto, tantísimo tiempo, que no actualizo. Pero les mentiría. Ayer me arrancaron la dichosa muela y mi vecino de abajo lleva días sin subir a quejarse. Simplemente no estoy pasando por un buen momento. Yo tampoco. Noto, sin ir más lejos, cómo se me desangra el ánimo. Lento y espeso. Aunque no consigo dar con la fuga, maldita sea. Tampoco sé si sabría taponarla, la verdad. ¿Con qué?, me pregunto. Les pregunto. La maldita crisis de los veintitantos, que me tiene desacelerado perdido. Y que es, acaso, la más jodida de todas. De la que menos se habla: a los 30 ya eres viejo. A los 40 te estiras la cara para parecer más joven. ¿Y a los 20 y pico? Mucho peor: eres un jovejo. Que es como estar exiliado dentro de tu propio país. No perteneces a ningún sitio. Aunque recibes, eso sí, por ambos lados. Los chavales te llaman señor. Y los señores, chaval. Y en medio, como siempre, el banco, donde una empleada muy solícita te confirma que tu juventud se venció el mes pasado. Y debes, por lo tanto, el pago adeudado de la madurez. Uf.

Sin embargo, no es de eso de lo que quería hablarles. Más bien venía a disculparme. Y sobre todo, a darles las gracias, como siempre, por seguir ahí, a pesar de.    

Me han leído en un momento extraño de mi vida. Sólo es eso.

Fotograma de la película El Club de la Lucha

24 comentarios:

M.- dijo...

aquí una incondicional,a pesar de. y respecto a tu crisis una vez me dijeron que la tristeza no dura eternamente,asi que tranquilo,todo pasa. besos de madrugada.

Majo dijo...

Sobre lo del mal momento, me uno al comentario de mi casitocay@ M de que esto pasará. Dicho así en futuro cobra la función de una predicción en toda regla. Quédate con ella. Yo suelo adivinar el futuro.

Sobre la crisis pseudo-viejuna, te contaré una historia que puede que te haga pensar:

Mi amiga Pachi, una gallega estupenda, ante un comentario mío sobre que me sentía mayor para empezar algo por la UNED, me hizo ver que a mis 35 de entonces, y hasta llegar a su edad (veinte años mayor), tenía tiempo de empezar y terminar hasta cuatro carreras si me lo proponía. Me lo dijo de tal forma que sentí como que le debía el toque y el consejo, y siempre vería mis crisis con la perspectiva de alguien veinte años mayor que yo... como ella.

PD. Pachi falleció hace un mes.

Ya dormiremos una siesta dentro de unas horas ;)

Proyecto de Escritora dijo...

jaja, lo de "jovejo" me ha marcao. Yo creo que también tengo esa crisis de los venti y tantos. Pero no creo que sea la peor, solo es que la tenemos mas cerca ahora mismo. Recuerda cuando eras un quinceañero..buff, ahí estábamos mas perdidos aún.

Por lo demás, espero que te recuperes pronto de las muelas y sobre lo del bajo, seguro que sacas renovadas ganas para practicar dentro de poquito ;)

Ánimo!

Y besos!!

Pintxo dijo...

¿Y qué haces que no me llamas? ¡Ánimo!

Toño dijo...

Yo creo que cualquier crisis se pasa. No creo que haya que alarmarse por lo que te vaya a venir. Cuando venga uno se adapta y punto.

Te lo dice uno que está a unos meses de la crisis de los 30 :P

PD. la palabra que me ha salido es diono. Podría interpretarla que debido a tu crisis y la mía a punto de llegar podríamos hacer como el Dioni y robar un furgón blindado. Verás como así se pasa con más gracia la crisis jejeje.

Nos vemos :)

Mónica dijo...

Esto de la edad es un poco absurdo.
Cuando yo tenía quince años no se porqué extraño motivo quería tener dieciocho. Pensaba que con dieciocho ya era mayor. Cuando tuve dieciocho quería tener veinteséis.
Después ya, nunca pense en otra edad distinta a la de cada año.
Cuando cumpli los cuarenta una amiga mia por cierto la que tuvo un niño en septiembre pasado, me llamó por teléfono para felicitarme y me acuerdo que me dijo no en entrará la crisis de los cuarenta. YO le contesté. NO
nunca me ha molestado cumplir años. Y es verdad no la tengo.
Lo importante es vivir.
Me ha hecho gracia también lo de "jovejo"
He de decirte que desde los veintitrés hasta ahora se me ha pasado muy rápido el tiempo...
eso si que es verdad vuela.
De niña no se pasaba tan rápido.

Duna Loves dijo...

me sumo al club... :)

Princesa Ono dijo...

Bah, crisis... Yo ya no creo en esas crisis. Yo me amargué cuando estaba llegando a los 30 y ahora paso totalmente. Ahora siento que los años pasan despacio. ES genial... Ánimo de todos modos

Guti dijo...

Ahora la gente vive hasta los 100 o más. Con 30 o 40 eres una criatura. No te agobies que ni llegas a 30.

R. dijo...

Gra
cias, M., a pesar de.

Sí, eso tengo entendido. Nada dura para siempre. La tristeza tampoco.

Te mando un fuerte beso incondicional de domingo!

R. dijo...

Apunto tu predicción, pitonisa majo.

Vaya, emotiva historia. Siento mucho lo de Pachi. Escuchándola a ella, se hace más fácil relativizar la cosa. Y sí, si te pones da tiempo a (casi) todo.

Besos insomnes, guapa!

R. dijo...

Bueno, eso es cierto, proyect. Quizás lo veo así porque me toca de cerca. Aunque ser un "jovejo" es una putada. Porque a esta edad ya no puedes quejarte como cuando tenías 15. Es pueril. Debes ser un adulto, sin serlo todavía del todo. ¿O sí? Uf, qué estrés de repente.

Gracias, mi muela va mejor. Y el bajo, remontaré!!!

Un besote, guapa!

R. dijo...

Veo esas cervezas y subo a tres copas.

Un abrazo, pintxo!

R. dijo...

No estaría mal, toño. Además, nos ahorraríamos el peluquín.

Son momentos. Nada grave. Me adapto aunque me queje.

Un abrazo cocinillas!! ;)

R. dijo...

Nada más que añadir a lo que tú has dicho, moni. Últimamente te sales con tus comentarios.

Besos!

R. dijo...

Bienvenida, duna ;)

Besos, guapa!

R. dijo...

Gracias, princesa. Y sí, qué le den a todo. A los trenes, a cumplir años. Al carajo. Con un par!!

Besotes, guapetona!

R. dijo...

Lo sé, guti. Pero luego está el derecho a la pataleta existencial.

No sé yo si quisiera vivir hasta los 100. No me veo. Siempre lo he pensado. Debe ser una putada llegar a viejo. Darte cuenta de que ya no puedes hacer ciertas cosas que antes hacías con total naturalidad y sin apenas esfuerzo.

Me asusta, tal vez.

Un abrazo, viejo sabio!

El creador dijo...

Un mal momento tenemos todos. TODOS. Pero, la cuestión está en saber esperar, con paciencia, a que todo pase.

Saludos desde mi Colombia.
Nos estamos leyendo.

Te recomiendo: Fobia.

R. dijo...

Paciencia, sí. Ahí está la clave como bien dices, creador. Aunque uno no tenga mucha...

Nos leemos. Te mando desde aquí un fuerte abrazo hasta Colombia. ¿Fobia? ¿Qué es? ¿Un libro, una peli?

Cuéntame más.

Menlove Avenue dijo...

Vale, vale... en plena crisis de mis 30 me llamas vieja...

...¡pues ya "no te estoy"! :P

R. dijo...

Nada más lejos, señorita rigby. Es lo que dice el imaginario colectivo. No yo, que bastante tengo con lo mío. Veo que al final se me junta la de los 20 y tantos con la de los 30. Uf.

Si me dices eso me haces polvo, que es mucho tiempo "estándonos".

Besos en crisis, guapa!

Menlove Avenue dijo...

Bueno... ya se me ha pasado, ya te vuelvo a "estar". :)

El otro día leí una frase por ahí, no recuerdo donde, que decía algo así como: "He llegado siempre tarde a todas las edades de la vida y, hasta hoy, cuando me preguntan por mi edad tiendo a decir que me encuentro entre los veinticinco años y la muerte."

Interesante visión. :) ¡Un beso!

R. dijo...

Cojonuda visión. Lo enfocaré desde ahí a partir de ahora. Y, sobre todo, más adelante.

Más besos, me alegra de que vuelvas a estar.