lunes, 3 de enero de 2011

Melchor, Gaspar y la madre de Jorgito

Odio la Navidad. Aunque me gusta darme largos paseos entre el bullicio-más si cabe-que esta desprende. Manías de uno. El caso es que estaba ayer dando una vuelta por una de las avenidas principales y más iluminadas de la capital, digo, cuando de pronto escuché lo siguiente: "Este año a los Reyes Magos les han reducido el sueldo por lo que tienen menos presupuesto para regalos". Se lo decía una madre a su hijo. La típica escena navideña. Él apoyado sobre el cristal de un escaparate, con la babilla colgando. Y ella detrás, agarrando bien el bolso. "Pues que se gasten el dinero en mí sólo", concluyó el hijo. Su respuesta me puso el vello de punta. Este cabrón será quien me pague las pensiones el día de mañana o, peor aún, quien me gobierne, pensé yo aterrado. Su madre, mientras, rió la ocurrencia-"cómo eres Pablito, ay"-; tras lo cual, le confesó que, aunque más precarios, los reyes le traerían a él más regalos que al resto de los niños dado que "tu padre les ha pagado un sobresueldo". 

La mujer tenía prisa y les perdí el hilo. Una pena. La conversación prometía, ¡qué familia! ¿Putas, drogas, algún terrenito? ¿Con qué habría sobornado el padre de Pablito a Melchor, Gaspar y Baltasar? ¿Y por qué mis padres no hicieron lo mismo?

En mis tiempos, había lo que había. Pedías 10 cosas y te traían una ó dos. Menos a Jorgito que, como Pablito, disponía de unos padres con posibles. Todas las navidades, de hecho, se repetía la misma escenografía: él en la plaza estrenando bici y zapatillas nuevas ante nuestra atenta y envidiosa mirada. "Es que mis padres son millonarios y los vuestros, no", solía decirnos el muy desgraciado. Tiempo después me enteré en qué trabajaban: él de comercial-sueldo medio-y ella de secretaria de dirección. Entonces, ¿de dónde salían los videojuegos, las consolas, los balones oficiales de la Liga o las tres indumentarias completas del Real Madrid? Del sobresueldo, por supuesto. En concreto, del de su madre. Puta de tres de la tarde a 10 de la noche.

Así cualquiera.

 
A todas las mujeres que se dejan el coño por sus hijos.



Imagen sacada de http://alejo-ab-intra.blogspot.com/

29 comentarios:

Guti dijo...

Y los hijos de puta además de recibir entonces mejores regalos ahora nos quieren gobernar.
Sigues igual que el año pasado, eso es bueno.

Toño dijo...

No será el Jorgito que tú y yo conocemos de pequeños no?

Nos vemos.

Proyecto de Escritora dijo...

Yo flipo con algunas conversaciones que se escuchan así como quien no quiere la cosa (creo que somos igual de cotillas), pero sigo diciendo que los mejores regalos de la vida en los sacos de los camellos no caben.

Un besote!

PD: Como no tienes facebook, te dejo aquí el enlace del video que te comenté. A ver si te gusta.

http://www.youtube.com/watch?v=o-Z8Ngk6trk

Y me he acordado porque la palabra de verificación es: motal. Casualidad? no lo creo...jajaja

Princesa Ono dijo...

Qué fuerte!!! Jajaja!! La conversación es la leche. No les enseña ya valores a los niños?

(Palabra de verificación: "spent". Jeje, ideal para estar fechas donde gastar es lo que toca)

Toño dijo...

Pues yo no voy a ser menos y digo que la mía de ahora ha sido pulign. Que podría ser algo así como pulir... la pasta que se deja la gente en compras jejeje

Nos vemos.

Shigella dijo...

Dios!! Lo que voy a decir a continuación significa que cada vez soy más abuela y es que "los niños de antes valorábamos más las cosas" (o al menos eso me inculcaron mis padres por lo cual estoy agradecida)

En menudas manos nos quedamos! uff!

P.D: ¿así que has estado comprando regalos? umm....interesante ;P

Mónica dijo...

Están tan hartos de todo (consumismo) que no sienten esos momentos tan bonitos que nosotros si que sentiamos jugando . Aunque si que hay algunos que si, aquellos cuyos papas dan buena educación, nunca se puede generalizar.

Charlota dijo...

Mi madre de bien pequeñas nos enseñó que teníamos que pedir cosas de provecho. Así que mi hermana y yo, que nuestras cartas eran idénticas, nos tirábamos en el suelo del recibidor y comenzábamos a escribir. Queridos reyes magos este año queremos una bata de casa con dos bolsillos. Hay ahora algún niño que pida una bata de casa con dos bolsillos??, miro a mi alrededor y me parece que no existe tal niño.
Por cierto, las batas siempre nos las traían con un bolsillo, se ve que era mucho pedir...
Con todo y con eso, mi hermana y yo, y mis otras dos hermanas mayores hemos sido muy felices. Mucho.

~itziar~ dijo...

¡Hola R! ¡Feliz año, feliz navidad y feliz de todo! Es curioso, pero los niños de hoy en día cada vez están mas mal educados, mas avispados y mas de todo.

Leyendo ésta entrada he recordado una conversación entre hermanos de la que fui testigo. En la cola de embarque de un vuelo Madrid-Lanzarote dos hermanos de 12 y 10 años aproximadamente están mirándose de reojo cuando ella, la mayor, coge y le dice al pequeño "eres tonto". A lo que él va y le responde muy elegantemente, "todos hemos sido tontos Andrea, yo tengo 10 años, tu 12 y todavía sigues siendo tonta".

Zas. Ese niño llegará lejos.
El de tu post, esperemos que también, pero que cambie de mentalidad o de madre... xD

Anónimo dijo...

Por fin cambias el tipo de letra, ahora leerte es todavía más placer. Grata historia y grato homenaje a ciertas putas tan gratificantes

R. dijo...

Eso me temo, guti. Sus madres los crían y el pueblo los aguanta. Y cada vez son más los hijoputas. Culpa de las madres, del sistema, de la ignorancia, de la justicia? Lo dejo en el aire. Que todavía dura el simulacro navideño de paz y concordia. El 7, ya sí, buscaré culpables.

Aquí seguimos, sí, igual, tal cual.

Un abrazo!

R. dijo...

No, no es ese Jorgito, Toño.

Un abrazo, figura!

R. dijo...

Desde que no tengo mp3, proyect, me paso el día con la oreja puesta jeje y sí, tienes razón, los camellos podrán traer muchas cosas, y más que traerían si llegaran a un acuerdo aduanero, pero lo cierto es que lo más importante no lo traen ellos, sino nosotros mismos.

Un besote!

R. dijo...

Acabo de ver el vídeo: me he descojonado vivo. Lo mejor del especial creo que fue la imitación de Rubalcaba xDDDDD

Mota es dios,

otro beso, chica gin!

R. dijo...

Sí pero el valor del dinero, princesa ono. Y luego estos cabronazos serán los que nos recorten derechos, salarios, etc.

Habrá que estar atento a ese chaval y sobre todo a su padre, que menudos chanchullos se trae con los reyes magos...

un besote, guapa!

R. dijo...

A mí una vez me salió como palabra de verificación, dildo.

No hase farta disir más.

más abrazos!

R. dijo...

Exacto, shige, en menudas manos nos quedamos. Y sí, antes se valoraban más las cosas. Los balones de fútbol, por ejemplo, hasta con parches se jugaba.

Algo de eso hay, pero yo no tengo contactos entre la corte real maga, así que poco soborno...

;)

besos, linda!

R. dijo...

Cierto mónica, no todos los niños son iguales ni todos los padres unos clasistas. Pero la tónica general es que avanzamos hacia la sociedad del sálvese quien pueda, si no estamos en ella ya.

Besos!

R. dijo...

Me temo, charlota, que ese niño o ya no existe o está en vías de extinción. Los tiempos cambian y los niños ahora son menos ingenuos que antes, aunque igualmente niños. Una combinación letal, opino.

Yo pedí un perro y me trajeron un peluche de perro, algo es algo. Y ahora, qué cosas, amo a los gatos y los perros como que me dan un poco más igual.

Un besazo, madraza!

R. dijo...

Ostias, itziar! quiero a ese niño de presidente del gobierno! qué agilidad mental, qué elegancia para contrarrestar los ataques de su hermana!

Sin duda, llegará lejos. Y respecto al mío, qué quieres que te diga, espero que no salga de una oficina donde a lo sumo podrá joder a una decena de trabajadores. Y no a una país entero.

Feliz de todo a ti también, guapa!

besos!

R. dijo...

Grato comentario el tuyo, anónimo.

Te mando un grato saludo!

Phant79 dijo...

Yo recuerdo cuando en reyes me traian algun muñeco o un juego de construcción o de herramientas, y me tiraba casi el resto del año con el encima (me lo llevaba a todas partes) Aun conservo más de uno de aquellos regalos. Que recuerdos...

Un abrazo y feliz año.

P.D: Lo de los albornoces de charlota me ha encantado!!

R. dijo...

La verdad que esos recuerdos son imborrables e irrepetibles, phant.

Gracias y feliz año a ti también!

un abrazo!


pd: sí, de momento va ganando su regalo como el más emotivo!

Me llaman octubre... dijo...

siempre ha habido pablitos y jorgitos... pero también ha habido quienes han disfrutado mucho con lo que tenían (me incluyo).

Caparina dijo...

Pues a mi me encanta la navidad!!! Las luces, el frío,... y sobretodo, la cara de los niños viendo a los reyes me encanta! Y eso que mi instinto maternal está por los suelos! Será que conozco demasiados niños como el de tu conversación... Culpa de los padres!

Anónimo dijo...

Creo que os estáis desviando de la cuestión principal que no es tanto los juguetes que os regalaban de pequeños (a mí personalmente me importa un bledo) y sí saber cómo supo el señor don R. que su madre era puta. ¿Trabajo de campo, tal vez? ¿Investigación de calle? ¿Experiencia personal?

R. dijo...

Cierto, oct. Por cierto, inclúyeme también en esa lista.

;)

besos, guapa!

R. dijo...

Fácil, Anónimo. Por intuición. A ti, por ejemplo, podría llamarte hijo de puta. Pero entonces te estaría dando pistas de quién es tu padre. No quiero ponértelo tan fácil. Investígalo.

Ah y cierra la puerta al salir. Gracias.

R. dijo...

Mi instinto paternal, caparina, va por rachas. Creo que es un deber educar a los más pequeños, o al menos darles todos los argumentos para que luego ellos continúen la trama como mejor les parezca. Pero, claro, a ver quién es el guapo o la guapa que le pone el cascabel al gato...

un besazo, de post navidad!