miércoles, 24 de noviembre de 2010

Algo falla

Me asombra la capacidad con que este país asume y acepta ciertas cosas. Los hay que incluso saben ya desde la cuna hacia dónde encaminarán sus pasos. Este par de niños que les presento hoy lo tienen desde luego muy claro. Iba yo gateando por la calle, pensando en cómo pagar esto y aquéllo, cuando de repente les he escuchado hablar delante de mí-ya les digo: ni ocho años tenían-y me he caído de culo: "Yo de mayor quiero ser político", le ha dicho el más gordito al otro, "y además del PP que viven mejor porque roban y no les dicen ná".

Toma referéndum. Y luego dirán del sexo sin amor, Belén Esteban o Cristiano Ronaldo. Cuentos chinos. Que se sepa: el modelo social más pernicioso para los infantes-quienes van a pagar las pensiones el día de mañana, o no-son los propios políticos corruptos. Los Camps, Costas, Roldanes y demás. Que untan o se dejan untar, y como bien subraya ese crío que llevaba untada, por cierto, la boca de nocilla, no les pasa nada. Y si les pasa es en una cárcel de mujeres-caso del ex director general de la Guardia Civil-, con todos los gastos pagados. Porque Santa Rita Rita Rita, lo que quito, tú no me lo quitas.

Da qué pensar. Que un niño sin vello en las axilas tenga ya esas incipientes ideas sobre la política actual es cuanto menos sintomático de que algo falla. Ya se sabe, los niños y los adultos bajo pentotal siempre dicen la verdad. Y no me refiero al hecho, sesgado a todas luces, de que todos los políticos del Partido Popular son un atajo de chorizos. Los habrá, no tengo el gusto, que sean, además, honorables ciudadanos. Lo que me llama la atención es otra cosa. Es ese, "yo de mayor quiero ser político (...) porque roban y no les pasa nada".

No es que yo me ponga moralista a estas alturas del blog; remito a otras entradas. Pero me alarma -y mucho, insisto-el mensaje de impunidad social que se traduce de ese comentario. Y más en boca de un niño, donde cualquier cosa que diga tiene siempre un plus de emotividad o escalofrío dependiendo de si este habla de sus sueños más particulares o si comenta que ha sido violado sin conocer, acaso, la palabra violación.

A eso me refiero. Al escalofriante hecho de saber que todo vale siempre y cuando no te cacen. Y no les hablo de robar, matizo. Sino de infancia. La misma bendita infancia que, en ocasiones, es arrebatada a golpes o lengüetazos. Y no pocas veces de manera impune. ¿Cuántos niños estarán siendo violados en este preciso momento? ¿Cuántos políticos estarán haciendo uso del dinero del contribuyente ahora mismo para pagarse unas copas, unas putas, un viaje?

A eso voy. A la aterradora impunidad. A la terrorífica visión de que el villano se vuelva por un momento héroe. Y siente un precedente. Reconocible, asumible y hasta admirable. Habitual, en suma. Y es que basta con que algo sea considerado normal para degradar el asunto y que el hecho mismo ni tan siquiera aparezca en el atestado moral y cívico. Los políticos roban, los curas se follan niños. ¿Y qué? Cuéntame algo que no sepa, parece decir el imaginario colectivo. Y ahí está el verdadero problema. Que los más pequeños se están criando en un contexto social donde todo vale y donde nadie se extraña de lo que ocurre. Hoy quieren ser políticos porque roban impunemente. ¿Y mañana?

Miedo me da saberlo.




Imagen de http://jnotario.blogspot.com

13 comentarios:

Fete dijo...

Buenisima definicion del socialismo, de las igualdaddes para todos, de un pais sociata y moderno.

Muy bueno.

Saludos.

PD. España es el pais de Europa que mas baja tiene la tasa entre sus estudiantes, el nivel deja mucho que desear....

R. dijo...

Respecto a la igualdad de oportunidades que citas creo que es condición necesaria de un estado democrático. Que todos podamos optar a, aunque no todos lleguen a.

Durante años sólo los hijos de los ricos han podido estudiar; ahora cualquiera puede hacerlo. Aunque Con Bolonia se retrotraiga la situación.

Por eso creo que la igualdad de condiciones es vital y necesaria. No todos somos iguales, pero todos hemos de tener las mismas oportunidades.

saludos

R. dijo...

Y volviendo a lo primero que decías, en realidad, Fete, tanto el PSOE como el PP tienen la culpa del atraso educativo de este país. Y más concretamente sus respectivos y sucesivos ministros de educación con sus respectivas y sucesivas cagadas educativas.

Así, no es de extrañar que los modelos sociales, admirados hoy por los infantes, sean los que son. Las niñas ya no quieren ser princesas sino concursantas de algún reality, donde poder amortizar su paso por el concurso con un buen par de tetas operadas. Y ellos, pues lo que esos dos críos: políticos para luego echarle el guante a las arcas públicas.

Es lo que pretendía con el post. Criticar no ya el sistema educativo si no este todo vale, tan propio de españa-de la de antes y la de ahora-que hace que cualquiera, yo mismo, se plantee atracar un furgón blindao y quedarse con la pasta. Y después contarlo en un programa de tv. El mejor ejemplo, sin duda, para un chaval al que se le está obligando a estudiar para labrarse un futuro. Con razón, te dirá, que los cojones, que pa qué va a estudiar si el día de mañana puede montárselo de puta madre y llevárselo fino como tantos políticos, ladrones o pícaros varios.

A eso me refiero. A ese contexto social generado y abonado durante años por socialistas, populares e imbéciles varios, que está dando como resultado una tasa de abandono escolar del 30%. y que seamos, como dices, el tercer país de europa con más fracaso escolar.

A eso súmale impunidad y te sale un imbécil con poder. o algo peor.

saludos

Princesa Ono dijo...

El atraso educativo de este país es algo que no logro explicarme. No sé si el modelo educativo de cuando yo estudiaba era extremadamente bueno, pero lo que sé es que era difícil. Te hacían aprenderte ppor ej todos los países de áfrica con sus capitales. Pregúntale ahora a un niño dónde está sierra leona e igual te dice q en el norte de españa. Si yo y muchos de mis coetáneos tenemos una cultura general aceptable, por q ahora los niños saben tan poco? no puede ser porq sean más tontos de lo que éramos hace 20 años. Es porque se les exige menos. Yo tuve la oportunidad durante la selectividad de comapara un examen de química de los nuestros y de los del nuevo plan LOGSE y os aseguro que había un mundo de diferencia. Los niños no aprenden y no tienen el afán por aprender tampoco. Eso unido a la cantidad de programas basura donde se muestra que cualquier energúmeno puede hacerse famoso y forrarse hace que los niños tengan respuestas como esa que has oido, R.

Princesa Ono dijo...

Y respecto a los políticos... he de decir que entiendo poco la política y la verdad es que tampoco me he molestado mucho en aprender. Empecé votando a PP no sé ni por q. La verdad es que enseguida me arrepentí. En las siguientes elecciones voté al PSOE porque me identificaba más con su forma de ver las cosas. Y la verdad es q esperaba mucho de este gobierno. Me ha encantado la mejora de la política social que ha hecho, pero la ha cagado en todo lo demás. Y no me refiero sólo a la crisis, q eso ha sido un cúmulo de factores.

Gi Hinojosa dijo...

Hola, tenía un tiempo sin leerte ya que no habia entrado a checar blogs solo a escribir, pero referente a lo que escribiste, creo que la infancia se ha corrompido lamentablemente, y los niños ahora van mas rapido que nosotros mismos... pero sabes, todo esto es culpa no de uno, si no de todos los que conformamos este universo,me encanto leerte un saludo..

R. dijo...

El problema, pienso, se debe a la poca inversión y a la descentralización, princesa ono.

Ni si quiera el 1% de los presupuestos generales del estado va destinado a educación. Se queda en el 0,83%, y eso tirando por lo alto. O en cifras más redondas: 3.088 millones de euros a repartir entre las 17 comunidades autónomas, que asumen el 88% de la partida presupuestaria. Lo cual recrudece aún más la situación. Porque la inversión y los resultados, obviamente, varían según la región. Y con ella, la formación de los alumnos. Y, por ende, la igualdad de oportunidades.

Así, un niño del País Vasco recibe del Estado 8.858 euros anuales para su formación educativa, mientras que un estudiante andaluz se debe conformar con menos de la mitad; unos 4.211 euros . De tal manera, que la descentralización estatal es también una dispersión de recursos, que recae principalmente sobre la propia Andalucía y Murcia (4320 euros por alumno) –estas dos situadas por debajo de la media nacional de inversión por estudiante de centros públicos, fijada en 5.299 euros- Castilla la Mancha (5.234), Canarias (5.145) o la Comunidad Valenciana (4.840), también por debajo de la media, entre otras comunidades autónomas.

En el polo opuesto estarían Navarra, con 6.991 euros por estudiante y año, Asturias (6.492) o Madrid (5.330), por citar sólo algunas de las comunidades más favorecidas.

De igual manera sucede con la diferencia que se establece entre centros públicos y centros concertados y privados. Tal el es el caso, que en la Comunidad de Madrid hay ya más colegios privados que públicos. La red concertada de colegios, a la que pertenecen en su mayoría estos centros, supone el 50, 47%, frente al 29,8% de la media nacional de centros privados en toda España. Un dato chocante e ilógico si tenemos en cuenta, además, que la mayoría de los alumnos madrileños estudia en colegios públicos (53,7%).

Resumiendo: una casa de putas.

Un besote, guapa

R. dijo...

Y respecto a los políticos, ellos también tienen parte de culpa por no haber sabido llegar a un pacto óptimo de educación. Y sobre todo duradero. Y es que en 49 años se han sucedido siete leyes educativas. A saber:

• Ley General de Educación (1970), que estableció la obligatoriedad de la educación de seis a catorce años.

• Ley Orgánica de Estatutos de Centros Escolares (1980).

• Ley Orgánica del Derecho a la Educación (1985), aún vigente.

• Ley de Organización General del Sistema Educativo (1990), que extendió la educación obligatoria desde los tres a los dieciséis años.

• Ley de Participación, Evaluación y Gobierno de los Centros Docentes (1995).

• Ley Orgánica de Calidad de la Educación (2002).

• Ley Orgánica de Educación (2006), en vigor.

Sin estabilidad, difícilmente, podrá afrontarse este problema social. Porque el fracaso escolar es, además de todo y sobre todo, un fracaso social. De las instituciones, de las comunidades autónomas, y el propio estado. Más si tenemos en cuanta que cada vez es más difícil encontrar un trabajo que no exija cualificación. Y en el futuro, esto, será casi imposible: “El porcentaje de empleos que requieren cualificaciones de alto nivel pasará del 29% en 2010 al 35% en 2020, y otro 50%, para cualificaciones medias”, anticipa el Centro Europeo para el Desarrollo de la Formación Profesional.


Besos!

R. dijo...

Es una realidad desgraciada, pero cierta esa que citas, gi. Los niños están cada vez más corrompidos. Y estimo que buena culpa de ello la tienen no ya los centros educativos, que bastante hacen, sino los propios padres, que delegan su responsabilidad-educar al chaval-en el profesorado.

Un beso, guapa, me alegra saber de ti!

Mónica dijo...

R muy bueno. Totalmente puesto en la materia.

R. dijo...

Gracias Mónica. Un beso!

rombo dijo...

La política es un rollo, el futuro es un rollo, los niños de hoy en día son un rollo, la vida en sí es un rollo...
Perdona por verter hoy aquí mis miserias, pero hoy me siento negativo. Como tu título: Algo falla.

R. dijo...

Mañana será otro día, Rombo. Un saludo y ánimo!