miércoles, 9 de junio de 2010

Una pieza


Reconstruirse no es nada fácil. Hace falta paciencia. Tino. Precisión. Y sobre todo, tener todas las piezas. A mí me falta una, precisamente la más importante. La que va colocada en el centro y sirve de anclaje para el resto.

Maldita sea mi estructura.




Imagen de trazoide.com

14 comentarios:

Mónica dijo...

Triunfarás. Tu letra va en primer lugar.

R. dijo...

Gracias, guapa.

sí. mi abecedario empieza por la R.


rabcdefg....


muak!

Proyecto de Escritora dijo...

A lo mejor la palabra no es reconstruirse, sino reeditarse. ver las cosas desde otro punto de vista, por intentarlo, no perdemos nada... ;)

Es tristonga la entrada, pero me ha gustado :) (estoy muy sensiblona últimamente)

Un besito y anímate, que he oido por ahí que el sábado va a ser un buen día :)

(H)ada dijo...

Reconstruirse no es fácil, pero todas las cosas que merecen la pena en esta vida requieren un esfuerzo. Espero que pronto vuelva a estar completa tu estructura, mientras tanto exprime al máximo las otras piezas para poder funcionar mejor. Como siempre genial R! Un besazo :)

Phant79 dijo...

Si te falta una pieza vital de tu estructura, mira a ver si encuentras una de repuesto, que te haga el apaño hasta que encuentres la tuya.

perroandaluz dijo...

Yo cerré por derribo hace un tiempo. Y así voy, como el escultor que cincela poco a poco y de vez en cuando se le cruza el cable y vuelve a romper para empezar de nuevo.
Yo aún no tengo las piezas, así que no sé si faltan o sobran. Monto y desmonto.
Un abrazo, rey del poema breve ibérico.
Anoche estuve a punto de darle recuerdos a Gastelo de tu parte, pero no os conoceis.
Un saludo!

R. dijo...

No sé yo, elena. eso de verlo con otros ojos no me convence. a grandes males, grandes remedios, dicen.

además que soy de extremos. o me paso o no llego jeje

algo he oído por ahí yo también...

;)

un besote, guapa!

R. dijo...

Sí, de eso estoy tirando. del resto de piezas a ver si entre todas hacen el trabajo de una.

muchas gracias, ada, como siempre eres un solete.


besos, guapetona!

R. dijo...

Lo malo de los apaños es que no aguantan mucho. Y al final se vencen y se te cae la estructura y otra vez a empezar.

pero se agradece el consejo, phant!

un abrazo!

R. dijo...

Lo tuyo sí que son un par de pelotas, perro. si ya cuesta reconstruirse, cincelarse ni te cuento.

la próxima le das recuerdos, y le preguntas si le hacen unas cerves un día de estos...si cuela... jeje


un abrazo, jefe!

Carolina dijo...

No creo que falten piezas, quizás está erróneo el ensamblaje.
Sugiero revisar el manual, contar tornillos y buscar las herramientas antes de empezar la faena...

si sobran tornillos preocúpate
si faltan es porque eres escritor ;)

Charlota dijo...

Me lo temía, es la típica pieza fastidiosa que siempre falta y no te deja avanzar. Es la equivalente a la que siempre le falta al mecánico cuando le llamas para ver si tiene ya tu coche arreglado. Es esa.
Pero, al igual que el mecánico, que al final, siempre la obtiene, tú también la encontrarás. Ya lo verás.

Verificación de la palabra; psynchy, creo que es el nombre de la pieza, tan complejo como ella.

R. dijo...

Entonces reclamaré a la casa, carolina.


respecto a lo otro, me dejas más tranquilo. eso que me ahorro en tornillos jejej


qué bueno verte por aquí de nuevo, linda!


besos!

R. dijo...

Sólo espero que no me cobren por ello, lo que el mecánico acostumbra.

si es que lo hacen adrede.

para sacarnos los cuertos y la esperanza, de paso.


un beso mafaldero