jueves, 22 de abril de 2010

Terminales (y 2)


- Creo que al final no voy a poder abrir mi tienda de tablas de surf.
- ¿Y eso por qué?
- Porque he estado haciendo cálculos y el saldo de la vida me da negativo. Cuando me muera me van a crujir vivo.
- Crujir vivo. Qué ironía.
- Pues ya ves, pero del palo no me salva ni San Pedro. Voy a tener que pagar un huevo.
- Pero, ¿pagar por qué? ¿No se supone que estamos muertos y que ya hemos abonado todo?
- No exactamente. Aunque muertos, la vida continúa. Aquí y en el más allá, donde al llegar hemos de rendir cuentas.
- ¿En plan declaración de la renta?
- Así es. Y según lo que hayas hecho en vida, te saldrá a devolver o a pagar.
- Pero, ¿y si no has vivido lo suficiente y no llegas, digámoslo así, a las vivencias mínimas? ¿Te obligan igualmente a pasar por ventanilla?
- No, no, en ese caso, no. Lo que hacen es dejarte vivir unos años más. Te despiertan del coma. Hacen que los médicos encuentren un donante para ti, etcétera.
- Ah, menos mal. Porque yo voy a cascar con 44.
- Uf, pues estás ahí ahi. Cuarenta años no son ochenta, pero son más de treinta.
- No me jodas, macho, que no he hecho nada reseñable. Nada más que trabajar y trabajar.
- Pues, como a mí, te va a tocar aflojar por todas las cosas que no hiciste estando vivo y pudiste haber hecho. Vamos, por todas las oportunidades que has ido desaprovechando. Que a ver si te crees que morirse sale gratis.
- Joder pues yo creía que...
- ¿Que eso no pasa factura? En este mundo todo se paga.
- ¿Y, y, y, cómo se hace eso del saldo de la vida?
- Muy sencillo: tienes que restar a tus acciones valientes, las cobardes. Es decir, suma todas las veces que lo intentaste y réstale luego las ocasiones en que te echaste atrás.
- Joder, joder, joder. Que me sale negativo. ¡Pero negativo de cojones!
- Ya te lo dije.
- ¿Y entonces si te sale a pagar?
- Dependiendo de los momentos que adeudes, te financian más o menos lo que quieras hacer después de muerto.
- No te entiendo.
- El ictus te ha dejado más tonto de lo que eras. Te explico: tú quieres montar, por ejemplo, una tienda de...
- Muñecas hinchables, ya lo he pensado. Y me encantaría.
- Joder, qué rarito eres. Vale, de muñecas hinchables. Entonces, cuando te mueras, vas y te personas en la ventanilla que te toque por asignación y lo dices: quiero montar una tienda de muñecas hinchables.
- ¿Y qué pasa después?
- La funcionaria coge tu expendiente vital y mira a ver qué saldo tienes. Si resulta que fuiste un tío capaz y audaz en vida, y el balance te sale positivo, te dan más momentos a invertir para la realización de tu proyecto.
- ¿Pero no se hace todo de una vez?
- Qué va, cumplir los sueños cuesta mucho. No se zanja en un momento, hay que intentarlo varias veces, cuando no toda la vida.
- Entiendo.
- Aunque según me cuentas, tendrás que pensar en algo menos sofisticado. Que requiera menos momentos e intentonas. O más barato, en el idioma de los vivos.
- Qué puta mierda.
- Ya ves macho.
- ¿Y qué vamos a hacer?.
- Ya nada. Porque en el tiempo de descuento poco puedes remediar. Habrá que pensar en otra cosa, como te digo, porque el tijeretazo va a ser grande.
- Y yo que creía que morirse era un chollo...
- Según como hayas vivido, sí.




Imagen sacada de gerpuerta.wordpress.com

6 comentarios:

Nefertiti dijo...

Creo que tienes razón, deberiamos vivir mas la vida y no preocuparnos tanto de trabajo, casa, etc....pues la vida pasa rápido y al final de nuestros días haces un balance y......sorpresa.
Como dice el estribillo de la canción de Manuel Carrasco:

La vida es tan misteriosa y a veces te trata mal
la vida es tan caprichosa,te quita y te da
la vida es tan sorda que le gritas y no escucha nada
la vida es un tesoro que hay que aprovechar

La vida sigue,
la vida suena
la vida tiene razones de mas
la vida es vida y hay que vivirla
levanta el vuelo para continuar
la vida es,la vida es,
no siempre puedes llegar a entender
la vida es,la vida es,
vivir...

R. dijo...

Ayyy cómo te gusta la canción de manu carrasco, eh faraona? jeje

aunq tiene toda la razón. y tú también. hay que vivir hasta morir y al final ser uno el que le diga a la vida: "¿qué se debe?".


un besote guapa

Nefertiti dijo...

Hoy me lo has puesto fácil, tenía algo que ver con mi entrada.
Besossssssssss

Onomatopeya dijo...

Como se nota que se acerca el momento de rendirme cuentas a Hacienda... Llega incluso al más allá, la "jodía"!

R. dijo...

Pues sí, faraona, ni hecho aposta jeje

un besote

R. dijo...

hacienda somos todos, muertos y vivos jaja

un besote princesa