domingo, 7 de febrero de 2010

De cómo ella lo acabó sabiendo



Aunque tú no lo sepas. Nunca un título dio para tanto. Para un poema, el de Luis García Montero, que inspiró, a su vez, la canción homónima que Quique González compuso para Enrique Urquijo. Esta que suena. Y que además es una película de Juan Vicente Cordoba, basada, también, en un relato de Almudena Grandes, que escribió influida por el poema de su marido, el propio Montero.

Un círculo de casualidades que vino a cerrarse con este blog. Pues el primer nombre que pensé fue precisamente ese: "Aunque tú no lo sepas". Pero ya estaba cogido. Lo tiene registrado una tal Auxita, que ni tan siquiera lo usa. En fin, que la red da blogs a quien no tiene palabras. Yo, por el contrario, tenía varias acumuladas. Y es que la razón principal de crearme este espacio fue, ya ven, encontrar a mi ex. O que ella diese conmigo, no sabía bien. Yo firmaría todos mis escritos con nombre y apellido, y mi foto al lado. Y a ella, se supone, le entraría la curiosidad un día y me buscaría en google. Y aquí le estaría yo esperando. A puertita gayola.

Y entonces, claro, leería todo. Y se enteraría del pastel. De lo mucho que la echaba de menos, etc, etc.

Parecía un plan sencillo...o no.



Continuará.




Imagen de http://lucesdesol.blogspot.com

10 comentarios:

Laura dijo...

Pues he de añadir que es una de mis canciones favoritas, sí señor.
Si tu ex no ha dado con el blog y esa era tu intención he de advertirte que es casi imposible... a no ser que la tía aún te eche de menos blablabla. Cambia la finalidad del blog Sr.R: ha sido creado para que los demás te leamos y podamos comentarte con buenas y malas intenciones (Añado al anónimo simpático :3 ) y lo más importante...que sin él no te hubieramos conocido!

Un besooote!

R. dijo...

Me gusta esa nueva finalidad, que te has marcado Laura. Os he cogido mucho cariño. Incluido al troll.

Pero no adelantemos acontecimientos. que falta la segunda hornada del pastel. Y lo mismo, ella sí que dio, pero de otra forma...


un besote, y gracias por tus palabras, guapa!

Anónimo dijo...

Pues de sencillo nada, cacho friqui, si quería saber de ella haberle hechado un par de huevos, y haberla llamado.

R. dijo...

Insisto, no adelantemos acontecimientos, que por algo he decidido trocear la historia del título del blog. puede que te lleves una sopresa, mi querido troll.

ah, y por cierto, se dice, "echarle huevos", de echar, lanzar, sin hache.

de nada.

una más dijo...

Sí, sí.. el verbo echar, echa la h de toda la vida de dios.. bueno pues como he leído, esperaremos a la segunda parte o tercera, o cuarta..
Besito grande R!

R. dijo...

O las que haya, una jeje

ahí las dado, troll haz caso a una que ella te lo explica todo muy fácil y correcto.


un beso guapetona!

Sara dijo...

Cada un@ tenemos un motivo para nuestro blog. Y el tuyo es tan bueno como cualquiera. Y a mí q me dá q sí te encontró... está bien, esperaré a la próxima entrega :)
Besicos.

R. dijo...

Sí, todos/as tenemos nuestros motivos, sara. pero no adelantemos acontecimientos...

;)

jeje


y tú, por qué le pusiste ese nombre?

un beso pestañita

JotaEfe dijo...

Pues, mira, igual que te encontré yo fortuita y casualmente podría encontrarte ella o algún agente del FBI, jajaja, así que llévate mucho cuidado que estás controlado, jajajaja.

Así que yo apuesto porque a ella, tu ex, le pasó como a mí. Que te encontró. Bueno, esperaré a que sigas contando.
Un abrazo¡¡

R. dijo...

Bueno, pero no hago nada ilegal, no me he metido con ramoncín jejeje

sí? me encontraste por casualidad, jota?

pues mira tú qué bien!!

así da gusto que el destino juegue sus cartas!!!

un abrazo!