viernes, 1 de enero de 2010

"Tengo mucha mala leche: como alambre de espinas, y meo napalm..."



Por suerte para mí, vi Los Puentes de Madison antes que El sargento de hierro. Si no, en la ya comentada escena final de la amorosa película, mi imaginario hubiera sacado a Clint de la camioneta, para coger a Francesca (Meryl Streep) como si de un saco de patatas se tratase, y espetarle al marido cornudo:

- ¿Qué estás mirado, soplapollas? ¿Acaso quieres que te folle a ti en lugar de a ella?


¿Se lo imaginan? Con esa voz de Costantino Romero, que gasta el fulano. Y esa cara arrugada y polivalente. Que lo mismo sirve para ponerle rostro a la muerte, que al mismísimo desamor.

Aunque por suerte, como digo, no caerá esa breva. La de ver al bueno de Clint sodomizando al pobre-e ingenuo- marido. Por el bien del cine, y de un servidor, el cual ha conocido primero al fotógrafo romántico y despechado. Y después, al marine que más cerveza ha bebido, más sangre ha meado, más polvos ha echado, y más huevos ha chafado.

No obstante, si les soy sincero, me quedo más con la segunda versión del actor. Al menos, en ella, habría acabado con la chica...

6 comentarios:

Fete dijo...

Lo mio no es el cine y Clint Easwost o como coño se escriba, me parece un actor d elos pies a la cabeza y Meryll una autentica pasada.
Saludos desde mi resaca de fin de año!!!

Yo dijo...

Ayyyyy R.. hoy tienes un dìa.... :)
Besos

R. dijo...

Sí, son dos pedazo de actores, Fete.

Ibuprofeno,y dos litros de agua. Es un consejo de la dirección general contra las resacas.

Un abrazo!

R. dijo...

Un día...muy Clint jeje


un besote, guapa!

Sara dijo...

La frase es un pelín exagerada, no?
Besicos de año nuevo.

R. dijo...

exagerada? es una animalada! jaja

pero dicha por clint resulta hasta creíble...

un besote de año nuevo, sara!