sábado, 31 de octubre de 2009

Dos semanas

Siento la ausencia de estos días. Llevo dos semanas pensando si cerrar este blog y abrir otro, donde empezar de cero.

Mientras me decido, les dejo con esta canción; la cual llevo escuchando quince días:



Estas noches encerrado en casa,
en vez de rastrear por esas calles,
en vez de regresar por la mañana,
escucho algunos discos de antes.

Estas noches encerrado en casa,
a salvo de encontrarme contigo...
hay veces en que espero una llamada
con tal de no cruzarme conmigo.

Sólo trato de mirar el pasado
sin dejar que el corazón se arrepienta.
Yo tampoco estoy preparado,
siempre dejo alguna puerta entreabierta
entre tú y yo.

Lenta pasa la tormenta
y los gatos tiemblan sobre el capó.
No me enseñes lo que ya aprendí,
no me digas lo que pude hacer
mucho mejor.

Estas noches encerrado en casa,
tan lejos de mis viejos amigos...
hay noches que no encuentro casi nada
de todo lo que ayer era mío.

Y sólo trato de mirar el pasado
sin dejar que el corazón se arrepienta.
Yo tampoco estoy preparado,
siempre dejo alguna puerta entreabierta
entre tú y yo.

Lenta sube la marea
cuando surge la primera canción.
No me enseñes lo que ya aprendí,
no me digas lo que pude hacer
mucho mejor.





(Tema original de Los Secretos).

domingo, 18 de octubre de 2009

Una vuelta de tuerca


- Yo sé que soy fea. Bueno, fea no. Feísima. Y además estoy rellenita. Bueno, vale, como una vaca; pero yo ahora mismo cojo mi móvil, llamo a cualquiera de los tíos que tengo en la agenda, y esta noche follo como una reina. ¿Y sabes por qué?
- Porque las tías tenéis la potestad de escoger.
- ¡Qué coño potestad, es por que hago unas mamadas que alucinas!





Imagen sacada de skizosite.es

lunes, 12 de octubre de 2009

Las mujeres están más buenas que los hombres

Las mujeres tienen una potestad que no tenemos los hombres. Y es el derecho a elegir. A escoger con quién están, y con quién se acuestan. Y esto es algo innato a todas y cada una de ellas, aunque se trate de la mujer más fea del planeta. Aunque sea un orco. Da igual. Al final, será ella, y no tú, varón, quién tenga la última palabra. Porque las mujeres, admitámoslo de una vez, están mucho más buenas que los hombres. Y no es que lo diga yo, que soy hetero perdido, sino que es algo que salta a la vista: su cuerpo, objetivamente, es mucho más bonito que el nuestro. Las jodías tienen más accesorios de serie. No en vano, solo hay que ver la cantidad de grabados y esculturas que existen sobre ellas, y las pocas y nada agraciadas obras que homenajean al macho universal. Comparen si no La Venus de Milo, con El David, de Miguel Ángel. Esos pechos bien formados y esculpidos, con esa pichurrina y esos huevecillos de Farinelli, que gasta el mozo.

Vale que la tipa no tiene brazos. Pero por lo general las mujeres tienen un par. Así que, como digo, no queda más remedio que asumir la derrota. Vosotras ganáis. No hay color. Además ellas, por poco proporcionales que sean, siempre pueden sacarse partido. Un buen escote, quien lo tenga, una buena pintarrajeada, y hale a desfilar.

A nosotros, en cambio, que salimos con lo justo, no nos queda más remedio que ser simpáticos. O peor aún: intentarlo. Lo cual recrudece nuestra situación. Porque si además de feo eres soso, no te salva ni el comodín de la llamada.

Pese a todo, siempre hay un roto para un descosido. Aunque, en cualquier caso, repito, son ellas las que manejan los hilos. Las que se apiadan de ti, y dicen: "Bueno, bien mirado es hasta guapo".

Bien mirado quiere decir si te miran con un parche en el ojo. En plan pirata. Que hay un lado, y un perfil que ves borroso.

En fin, que están buenas y lo saben. Y por ende, deciden. Son como los gatos: se suben encima tuyo, y no al revés. Por eso me río yo de aquello del sexo débil. Para poca cosa nosotros, que somos más simples que el mecanismo de un botijo. Lo siento por revelar información confidencial, compañeros. Pero es así.

Otra cosa son los homosexuales, que dirán que los hombres resultan infinitamente más hermosos que las mujeres. Vale, aceptamos barco. Sin embargo, hablo aquí de una forma objetiva. Neutra, y en ningún caso guiado por inclinaciones sexuales. O al menos abstrayéndome de.

Puede no gustarme algo y reconocer su importancia y hasta superioridad moral, o estética. Por ejemplo, ya digo, lo de que los hombres, en un 97% de los casos, seamos los que propongamos, y ellas, las mujeres, las que dispongan. Me jode, porque por una vez me gustaría a mí estar en su pellejo. Ser jurado, y no concursante. Pero ah, hay cosas que por muchos siglos que pasen no van a cambiar. Tal vez si los hombres tuviésemos tetas. Aunque mucho me temo que entonces no saldríamos de casa...





Imágenes sacadas de www.taringa.net, mrfunester.blogspot.com y slince.iespana.es

sábado, 10 de octubre de 2009

¿Por qué no merece Obama el premio Nobel de la Paz?


16 razones frente al 'chupapollismo' generalizado:

1.- Porque ha aumentado un 4% el gasto militar.
2.- Porque tiene dos guerras abiertas, y en una de ellas-Afganistán-sopesa enviar más tropas.
3.- Porque tras suspender, en un primer momento, los tribunales militares de Guantánamo, Obama los restableció, pasándose por el forro los derechos legales de los prisioneros, que tanto había defendido cuando era senador por Illinois.
4.- Porque después de asegurar que cumpliría con una orden judicial para distribuir y hacer públicas las fotografías de las torturas a sospechosos de terrorismo, el máximo mandatario norteamericano dio marcha atrás y prohibió que se difundieran tales imágenes; protegiendo de esta manera a los torturadores.
5.- Porque aunque reconoce las torturas de la CIA, Barack Obama no piensa juzgar a los responsables.
6.- Porque ha llegado a un acuerdo militar con Colombia para instalar cinco bases en su territorio, desoyendo la opinión del resto de países latinoamericanos.
7.- Porque ha prorrogado el embargo comercial a Cuba un año más.
8.- Porque sigue dejando que Israel haga y deshaga a su antojo con los territorios palestinos.
9.- Porque ante determinados crímenes y genocidios, el primer presidente mulato de la historia de los EE.UU se calla como una puta.
10.- Porque rehusó entrevistarse con el Dalai Lama, enemigo acérrimo de la China ahora amiga.
11.- Porque lejos de la opinión del Instituto Nobel de Noruega, el cambio climático es algo que se la pela sobremanera al líder estadounidense.
12.- Porque el Nobel de la Paz debiera valorar hechos concretos y demostrables, y no buenas palabras e intenciones.
13.- Porque la paz no es una campaña de marketing internacional, sino algo mucho más serio.
14.- Porque aquí no se está premiando la gestión de una persona, sino castigando la de otra: George W. Bush. Y para esto último existen los tribunales correspondientes.
15.- Porque sólo lleva ocho meses y medio ejerciendo como pacificador (sic). Y hay personas y organismos mucho más bregados.
16.- Porque él mismo piensa que no merece tal galardón, el más importante e influyente de todos los premios Nobel.

...




Imagen sacada de www.plazapublica.org

Cuando acabamos


Me encantaría, joder, poder follarte con vicio, y sin dependencia alguna. Ponerte contra la pared y embestirte salvajemente como un animal enloquecido, y no enamorado. Porque eso es lo que soy cuando acabamos: un cachorro que necesita que lo amamanten.

Y tú después de correrte siempre te das la vuelta.





Imagen sacada de www.fotolog.com/fongork

sábado, 3 de octubre de 2009

...Pero una gran vida social

Sábado. Estoy hecho unos zorros. Llevo dos días saliendo, y aún me queda esta noche de jolgorio. Y es que resulta que dos de mis mejores amigos cumplen años este fin de semana, y, claro, está feo saltarse el protocolo.

Hay que ir, aunque sea en muletas o enchufado a una máquina de respiración asistida. Pero acudir, hacer acto de presencia. Y, además, darlo todo. Sudar la camiseta por el, o la amiga en cuestión. Y eso, pese a que a uno, con los años, le va costando cada vez más empalmar días y bares.

Es lo que tiene dejar de drogarse. Que pierdes fondo físico. Antes podía estar los siete días de picos pardos, que llegaba a casa como si nada. Ahora si salgo dos seguidos, al tercero estoy para que me encierren en La Almudena.

Hecho un guiñapo.

Qué desastre, y qué desperdicio. Con lo que yo he sido. Me cago en la mar.

En fin, que los años no pasan en balde. Pero amigos de verdad hay muy pocos. Y por ellos, si es preciso, se sacan fuerzas de donde no las hay.



P. D.: Si mañana no doy señales de vida, búsquenme en los hospitales.