lunes, 28 de septiembre de 2009

A la próxima me chivo

Tendría siete o ocho años cuando llegó nueva a clase: piel pálida, gafas de culo de vaso, enclenque y, además, mocosa. Se llamaba Natalia y fue nuestro blanco de humillaciones, en aquel lejano curso de 1992.

Desde tirones de pelo con piruletas chuperretadas, a zancadillas y escupitajos, pasando por dolorosas chinchetas en la silla. Toda una amalgama de crueldades. Inquisidores de metro treinta, como éramos. Y ella, joder, que nunca se quejaba. Sólo le limitaba a decir: "A la próxima me chivo", y así sucesivamente.

Pero Natalia nunca llegó a delatarnos. Y nuestros delitos, al final, quedaron impunes. Una mañana dejó de venir a clase, y nunca más se supo de ella. "Vuestra compañera Natalia ya no vendrá más", se limitó a comunicarnos escuetamente nuestro tutor, después de cuatro días viendo su pupitre vacío.

Nadie nos dio más explicaciones, aunque no obstante resultaba evidente lo que había pasado: ella se había chivado a sus padres, y estos la habían sacado del colegio. Relación causa-efecto. O si lo prefieren: tanto va el cántaro a la fuente, que al final se rompe. Estalla. Se colma de paciencia, y de lágrimas.

Al saberlo, intuirlo, nos sentimos las personas más miserables del mundo. Niños que no merecían tener una feliz y pura infancia, ya que habían llenado de salivazos la de su compañera, y coetánea; arrebatándole a collejas los años más felices de su vida.

Le habíamos jodido la vida a Natalia, y nos merecíamos un castigo. Ojo por ojo, diente por diente.

Aquellos días posteriores a su marcha, deseamos con todas nuestras fuerzas que alguien nos abroncara y nos pusiera mirando a la pared. Expiar, en definitiva, nuestros pecados, y liberarnos de la culpa que nos ahogaba. Teníamos un nudo en la garganta, y necesitábamos que alguien o algo nos lo aflojara. Poder mirar el pupitre vacío de Natalia sin que se nos erizara la piel, y se nos encogieran nuestros diminutos testículos. A cambio, hubiésemos soportado, incluso, cualquier daño físico, o moral. Doña Alejandra, por ejemplo, partía flautas en las cabezas de sus alumnos peor entonados. Y del hermano Marcos se decía que hacía visitas regulares a los baños, justo a la hora en que los más pequeños salían al patio.

Lo que fuese con tal de estar en paz con el mundo, y nuestra propia conciencia.

Sin embargo, nadie nos partió un estuche en la cabeza, ni nos hizo cosquillas en los genitales. Tampoco nos dejaron sin recreo ni llamaron a nuestros padres; castigos, ésos, mucho más leves, pero penas al fin y al cabo.

Por no haber, no hubo ni tan si quiera caras largas. Miradas fulminantes. Listas negras, o avisos de expulsión.

Nada de eso. La clase, el curso, se mantuvo inalterable, a pesar de que nosotros ya no éramos los mismos.


Hoy Natalia está casada y trabaja en el Día, como cajera. Lo sé, porque es la persona que me atiende cuando voy a hacer la compra. Sigue igual: gafotas (como yo) piel paliducha, y hablar enclenque. Y sigue, la pobre, moqueando, solo que ahora tiene a mano un paquete de 'kleenex', por aquello de no dañar el género.

Si no fuera por la crisis, no la habría vuelto a ver. Antes vivía en otro barrio, pero me quedé sin trabajo y me tuve que buscar un sitio más económico. Cuando me la encontré por primera vez me dio un vuelco el corazón. Imagínense. No pude, ni supe decirle nada. Hasta hoy:

- ¿Bolsas va a querer?
- No, lo que quiero es pedirte perdón.
- ¿Cómo?
- Sí, quiero que me perdones por haberte jodido la infancia.
- ...
- Yo fui uno de esos niños que te humillaba de pequeña, poniéndote chinchetas y haciéndote la vida imposible. Sé que te cambiaron de colegio por nuestra culpa. Y no sabes cómo me siento de mal por ello. Durante años, pensé, pensamos todos, en ir en tu búsqueda, localizarte, y disculparnos contigo, pero al final no llegamos a concretarlo. Crecimos y nos olvidamos del asunto. Por eso, al verte aquí, no he podido dejar escapar esta tremenda casualidad. Creo en el destino, y el maldito karma, sino cómo explicar este encuentro. Las cosas siempre pasan por algo, y las personas a su vez siempre se encuentran por alguna razón en la vida. Y creo, sinceramente, que la nuestra es empezar de cero.
- Pero yo estoy casada y no puedo...
- No, no. Nada eso. No vengo a pedirte que salgas conmigo. Simplemente, quiero aprovechar que te he localizado después de tantísimos años: siento mucho como te traté, y como me porté contigo, Natalia. Éramos niños, pero eso no es excusa. Lo siento, lo siento mucho.
- Disculpas aceptadas, toma anda, coge un 'kleenex'.







Imágenes sacadas de kyo-kara-maou.foroes.net, euskadicta.blogspot.com y realidadesdeeternia.blogspot.com

42 comentarios:

david dijo...

A nosotros nos pegaban en la mano con una regla de madera, la verdad..... yo no quería que me pillaran nunca y menos aún nos íbamos a delatar.

Maldito karma......

R. dijo...

lo de las reglas era una variante en nuestro caso del flautazo en la cabeza.

El karma, como los años, no perdona.

un abrazo david!

yo misma dijo...

a vcs habria q hacer este tipo de "perdon", ¿he dicho a veces? queria decir...muy a menudo, vamos, ht q ya no tngamos a nadie mas a quien disculparnos.

Nacho dijo...

De verdad que la volviste a encontrar???
Yo recuedo a un chico que de pequeños jugando a futbol con una pelota de tenis, sin querer me arranco un boton de la bata y yo en venganza le hice lo mismo, el pobre cabiz-bajo acepto la revancha sin rechistar ni decir ni mu (yo era de los chungos de clase), cuando termine con él me sentí como un gusano, al cabo de 20 años me lo encontré de nuevo(entonces vivia en un pueblo mediano) y estuve tentado de pedirle disculpas, aunque al final no me atreví e hice lo mismo que él, hacer ver que no me conocia. Pobre Albert Capdevila, por si acaso me lees perdoname Albert por ser tan cretino y tan capullo(D.C.C. de A.R.C.E.)

R. dijo...

en plan me llamo erl: hacer una lista e ir tachando.


pues sí, bego. Habría que hacerlo.

Un besote

R. dijo...

la vida da muchas vueltas, nacho.

Bueno, pero aunque no te disculpaste, te arrepientes. Algo es algo.

Yo, en otros casos, no he sido tan "lanzado". Y también he hecho como que no le conocía.

Al final, no sé cómo ni por qué, pero me acabo encontrando con la gente.

Como dice David, maldito karma...

un abrazo!

una más... dijo...

Creo que voy a aplaudirte literalmente.. ya no sólo por pedir perdón, si no por el final.. por lo del destino, el karma..todo lo que eso conlleva, de veras esperaba encontrar a alguien que creyera en eso,últimamente, la gente por no creer no cree ni en su destino.
Sé que me desvío alomejor de lo que era en sí.. pero me tocaste la fibrita.
Un beso sin predestinar pero con destino! jajaj
( a nosotros nos tiraban el borrador, las tizas...)
Me ha encantado, por si no habia quedado claro :)

Me llaman octubre... dijo...

Los niños son muy crueles. Lo eran antes, lo son ahora y lo serán siempre. Por desgracia hay cosas que no cambian. Pero por suerte a veces la vida te da segundas oportunidades.

R. dijo...

lanzamiento de borradores, tizazos, reglazos en la mano, flautazos en la cabeza.

Si los niños d ahora tuviesen los profes de entonces se cagaban por las patas abajo!

el karma existe de eso no hay duda. Pinochet murió el día internacional de los derechos humanos. mayor justicia poética que ésa...

Yo no sé quién carajo está detrás de todo esto, si dios, el cosmos o los planetas, pero es evidente que algo hay.

Demasiadas coincidencias.


Gracias por tus palabras una más, te mando un beso a franquear en destino

;)


muak hermosa!

R. dijo...

Sí, eso es verdad, octubre, los niños, de pequeños, y alguno hasta de mayor, son unos hijos de puta.

¿Culpa de los padres? ¿De los profesores? ¿De la sociedad?

Sepa dios, pero, como tu dices, ha pasado y seguirá pasando.

¿Qué hacer para que no sea así?

Ni puta idea.

Tal vez esperar a crecer y hacer una quedada para disculparse por lo que hicieron o dejaron de hacer.


Un besazo, guapetona!

~itziar~ dijo...

Pf...yo me vuelvo a reencontrar con algún antiguo compañero de colegio y creo que no sería capaz de reconocerl@ y eso que no hace tanto de aquella dulce a la par que amarga etapa. (Odiaba el comedor del colegio, las cuidadoras la tenían congida conmigo y me amargaban el día!) Bueno, a lo que iba, quería felicitarte por dos motivos:
1. haberla reconocido.
2. haberle pedido perdón después de taaanto años!
jajaja.

R. dijo...

Ya, pero en esta caso, ella seguía igual. De esas personas que tienen la misma cara de cuando eran pequeñas.

Casi me desmayo. De hecho, me vi de nuevo con ocho años.

Y no fue hasta la tercera vez, que le dije todo.

Las dos primeras no había huevos.


Pero gracias, itziar!

jeje


un besote!

JotaEfe dijo...

Jolines, R. Lo que le hicísteis no está bien pero hay que decir que tener los huevos de acercarse a ella y pedirle perdón pasados los años, es de ser todo un señor. O sea, ser R.
Me alegro de que lo hicieras y hayas saldado esa deuda pendiente. Ya te has quedado tranquilo.
Un abrazo fuerte.

Fete dijo...

R.

Si algún dia nos conocemos en persona.
Si algún dia te contare mi historia, hoy me anudo la lengua junto al nudo de mi garganta.
Para no hablar ...
Gracias por corregir mi texto.

Un abrazo.

R. dijo...

Hombre no sé si tanto como señor. No sé creo que hay veces en la vida en que uno tiene que ser consecuente, y actuar en consonancia.

En fin, sí, no veas el peso que me quité.

Y ahora a seguir con la lista de cosas a tachar!

un fuerte abrazo, jota!

R. dijo...

Bueno, ya habrá tiempo para sincerarse, fete.

No problemo.


Nada hombre. Que sepas que no era mi intención, pero el texto era demasiado guapo como para dejar que una pequeña mancha lo emborronase.

un abrazo!

Sylvain Cherkaoui dijo...

Creo que somos muchos los que queremos pedir disculpas a nuestra(s) victimas de la infancia, me ha gustado tu historia que sea real o no, no me importa, siempre un placer leerte.
Un abrazo,
Syl

R. dijo...

Vivir supone ir dejando víctimas inocentes por el camino.

Lo que otros llaman daños colaterales.

Lo mismo digo, syl.

Un abrazo, crack!

david dijo...

Por qué twe crees que digo maldito karma?????

Porque creo en el. Todo está escrito.

R. dijo...

y hasta encuadernado.



uf, da vértigo pensarlo, david.

un saludo

eme dijo...

¿Víctimas en la infancia? Si nos descuidamos, nuestro día a día deja un reguero de muertas y muertos allá por donde caminamos. Hay que estar bien despiert@s y cuidar a la gente que tenemos cerca, desde el dueño del ciber de la esquina, hasta la chiquita que tenemos sentada de frente en el autobús; ¡y qué decir de nuestr@s amig@s y parejas o arrejuntamientos!

Todos hemos sido crueles de niñ@s o lo han sido con nosotr@s, pero afortunadamente, casi nadie se muere de eso.

Me ha gustado el texto y tu actitud valiente.

Besos, quesos y figuritas.

Khánicas dijo...

Joder !!!!
Despues del articulo y despues de los comentarios. Esto es una pasada.

R. yo tengo un amigo que estuvo estudiando en un internado del Opus Dei y el chaval lo paso francamente mal.

Un saludo.

Milu dijo...

Que pasa socio ???

Que me dicen por ahi que eres amigo del khanicas?????


NEFeeeeeeeeeeeeeerrrr

Vaya con el articulo !!!

Hay muchas historias similares a las tuyas en este pais. De verdad lo tuyo es un acto de lo mas aplaudible y respetable, supongo que los dos.
Meter y sacar la pata !!!!

Me voy a ver si pillo por ahi a Nefe!!!!

Un abrazo perruno.

Eme dijo...

La vida del niño es muy triste, en ocasiones*

Eras un niño noble R, no todos piensan en las natalias*

Un abrazo y un besodulce gigante*

R. dijo...

sí, eso es verdad, eme, hay que cuidarnos un poco más: a uno mismo/a y al resto de la gente que nos rodea.

los niños son muy crueles, pero los adultos, cuando crecen, pueden enmendar los errores cometidos por estos.

gracias por tus palabras.

besos, quesos, y figuritas para ti también!

;)

R. dijo...

uf, has mentado al diablo, khánicas. Sé de varios casos parecidos. Y lo peor de todos, es que esa gente rara vez pide perdón por sus actos.

Como cantaba la Polla Records: Opus Dei, Oh no!!!!!!!!!

un abrazo!

R. dijo...

Hola Milú, bienvenido a esta casa!!!


Algo hay, algo hay...jeje

Bueno a veces meto la pata del todo, y hago cosas imperdonables. Pero por suerte esta vez no he corrido esa suerte.

Muchas gracias por tus palabras, ¿o debería decir ladridos?

En todo caso, amistosos.


Un abrazo peludo Milú!

R. dijo...

Sí, tienes razón eme, la vida de los niños no es tan de color de rosas como lo pintan a veces.

Muchas gracias por tus palabras, siempre tan dulces.

Un beso muy fuerte, guapa!

Nefertiti dijo...

Me ha encantado tu relato, y has hecho un acto de valentia que no todo el mundo se atrevería hacer, despues de pasado tanto tiempo.
Anda que si te has equivocado de persona y le soltaste la parrafada a la cajera de Dia, jajajajaja.
Besosss

R. dijo...

¿Te imaginas? Lo mismo pensó que era un pirao, y me siguió el rollo como a los locos.

Aunque era clavadita a ella, eh...

quien sabe.

Un beso nefertiti!

Cuore dijo...

hola r, gracias por tus comentarios en mi blog, y aqui va una poesia dedicada para ti. y si ves que algun dia te fallan las fuerzas, crees que esta todo perdido, que la gente es mala, no pierdas la esperanza, siempre ay alguien a nuestro alrededor, que nos apoya, y nos da animos en los malos momentos. y a estos angeles, llamados conmunmente amigos, va esta poesia, que espero te guste. un abrazo, para ti tambien.

Dulce inocencia, impotente contemplo como poco a poco, te va matando la maldad del hombre. Como la esperanza, de poder mejorar el mundo, desaparece bajo las pisadas, de egoístas y malvados engendros, dotados de corazones de piedra, insensibles al sufrimiento ajeno. Venditos aquellos, que nacen dotados de inocencia y generosidad. Tonto e iluso corazón, lleno de cicatrizes de viejas batallas perdidas, por culpa de la ignorancia y de sueños frustrados, por la maldad de seres sin esperanzas e ilusiones. Entre tanto caos y desorden, se abren bellas expectativas, no todo esta perdido, la luz se abre paso entre las tinieblas, y derritiendo el hielo, haciendo que algunos corazones, vuelvan a latir, y a sentir ese calor, que da sentimientos a su ser, y convirtiéndolos en ángeles salvadores, que están a nuestro lado, para guiarnos en nuestro largo y tortuoso caminar.

R. dijo...

Vaya muchas gracias cuore, me ha encantado!

sí, no todo está perdido, entre los escombros también brotan flores!

un fuerte abrazo, y muchas gracias por estas sentidas palabras

saludos!

david dijo...

Joder..... si con el comentario de Cuore haces una entrada

R. dijo...

Pues sí, sí, la verdad que sí.

jej,

un abrazo david!


¿mañana seremos olímpicos?

Khánicas dijo...

Mañana no vais a ser olimpico porque lo digo yo!!!!

Ademas estoy centrado en el articulo, creo que nadie te ha dicho que deberias perdonarte a ti mismo por lo que hicciste ...
Solo es una apreciacion nada mas ...

Un saludo socio!!!!

R. dijo...

Yo digo que se lo lleva Chicago, pero ojalá me equivoque.

Pues sí, creo que me lo merezco, la verdad, me lo he currado

jeje


un abrazo socio!

david dijo...

Pues al final no ha podido ser..... así que no nos queda más que felicitar a Río.

R. dijo...

Sí, felicidades a Río. Estuvimos a punto, pero...otro año será, quizás para el 2024.


saludos

Irene Malara dijo...

Jajaja... estoy de parte de la victima porque yo también estuve en sus zapatos aunque yo me defendía a las patadas cuando las maestras no estaban mirando... y era conocida como angelito para ellas XD.
Me gustado la historia.
Besos,
Irene.

R. dijo...

la mejor defensa siempre es un buen ataque...patadas, mordiscos, etc.

angelito

jeje

un besote irene!

Charlota dijo...

PUes pienso que para escribir un post así después de tanto tiempo, y sobre todo, para hacer lo que tu hiciste cuando la encontraste, hay que ser muy buena persona, muy humano, y muy muy valiente. Ahí es nada. Felicidades porque vales mucho.

R. dijo...

Vaya, muchas gracias Charlota, me acabas de sacar todos los colores. Gracias por tus palabras, guapas. pero creo que soy normalito, del montón, vaya. cualquier en mi lugar hubiera podido hacer lo mismo que yo. es cuestión de sentirlo en el momento y querer arreglar las cosas, y estar a bien contigo mismo y el mundo.

en fin,

que muchas gracias, cielo!


un besote!