sábado, 1 de agosto de 2009

Sólo fui a mear

Este post es un poco cerdo. Y el que avisa no es traidor.

...................

He bebido más cerveza de la cuenta, y tengo la vejiga a punto de estallar. El embalse del Ebro, sólo que en versión orín. Hasta arriba, gracias a la lluvia de cebada caída horas antes. Enhorabuena, con lo que hay amontonado, tenemos pis suficiente para medio año. Se acabó la sequía, gracias a usted, el pueblo puede estar tranquilo.

Me meo como nunca, y la puerta del baño no se abre. Joder. Coño. Mierda. Me meo. ¡Ahhhhhhhhhhhhhhhhhh!

Aporreo la madera como un meón psicótico, y pronuncio las palabras mágicas: "Abrete Sésamo". Sólo que no digo eso, digo: "¡Joder, sal ya que me meo encima!". Y hago el baile de sambito sobre una baldosa, y golpeo rítmico la puerta, y la gente me mira como si estuviera bailando funky con un hipopótamo. Con esa cara me miran: entre el asombro, y el descojone general.

Abrid ya coño, dejad de meteros rayas, o esperad al menos a que mee, joder. Hablo en plural, porque minutos antes de empezar a bailar como un poseso, he escuchado murmurar a dos tíos dentro.

Pam. Pam. Pam. Y la puta puerta que sigue sin abrirse. Diviso, entonces, una maceta que hace esquina, y pienso un plan alternativo. Si no evacuan pronto, me meo dentro. En la maceta quiero decir. Estoy en mi legítimo derecho de hacerlo. No en vano, todo el mundo, sea hombre o mujer, tiene derecho a una meada digna, lo dice la Constitución. Y si no lo dice, lo incorporo yo. ¿Votos a favor? Hale, aprobado por mayoría.

Voy a entrar, y es mi última palabra, digo. Y abro la puerta de una patada ninja. Ja, y una mierda. Lo que pasa es esto: se acerca un tío muy grande; un tío, joder, tremendamente grande. Grande de grande, no de alto solo. Grande de dios, si este tipo quiere hacer conmigo un cubo de Rubik humano, me empaqueta vivo. Basta con que me aprisione con cualesquiera de sus brazos -siete veces yo- y me retuerza hasta que encajen todas mis caras. Verde, Morada, Roja, Azul. Grande de joder tronco, ¿tú que coño comías de pequeño: edificios?

Así de grande. Y el tipo que también se está meando. Ahora sí que la habéis cagado, chatos. Yo no impondré un carajo, pero él hará que todo vuestro sistema digestivo salte por los aires.

Y el susodicho que me pregunta enorme:

- ¿Llevas mucho esperando?

Define mucho. Porque si mucho es estar a punto de salírseme la orina por las orejas, sí, llevo mucho. Llevo un huevo de tiempo aquí aporreando la puerta inútilmente.

Y antes de que pueda decir más, le da un cabezazo (sí un cabezazo, han leído bien, un jodido cabezazo) a la puerta, y badabum.

Vía libre.

Y de pronto a mí se me corta la meada. No por el cabezazo, que también, sino por lo que veo. Por lo que distingo al entrar en el baño. Algo que hace que mi orina vuelva mansa y con la cabeza gacha a mis riñones. Y deje de dar problemas. Siento mi ansia, no volverá a pasar. Y mi vejiga que se afloja de repente, y yo que me quedo paralizado.

El matón de mi colegio le está chupando la polla a uno. El matón de mi antiguo colegio, la persona más terrorífica por aquel entonces, el tipo más duro, más chungo, mas kié. La mafia china y siciliana juntas, el Alcapone del patio, la persona que podía hacer que te meases encima de mutuo propio, el tio, del que se decía había estado en un correpcional de menores, y le habían echado por mal comportamiento. El hijoputa más hijoputa del colegio, de la calle, del barrio, y hasta del mundo. El tipo por el que tuvieron que cambiarle el nombre a las camisas de fuerza. Camisas de nena, más bien. Camisas para cerbatillos.

El mal en persona, y ahora está en cuclillas con un chorro de semen en la puta frente. Y a mí se me ha cortado la meada. Y el colega grande que exclama:

- ¡A chuparla a la calle, que yo quiero mear!

Y todos mis fantasmas, todos los monstruos que me asustaron de pequeño: Freddy Kruger, Jason, la puta bruja del tren de la bruja, los payasos del circo, el hombre del saco y hasta Antonio Anglés, que salen despavoridos, corriendo como nenazas, montaña abajo. Ni rastro de ellos en mi memoria. En mi imaginario. ¿Freddy qué, cómo? Ah que el hombre del saco se llevaba a los niños, hum, pues mira tú qué bien, eso que se ahorra en parirlos.

Veo al antiguo matón de mi colegio ahí agachado con un pegote de corrida en la frente, y se me cae un mito, no sé si me entienden. La persona que te retorcía los pezones en el baño al grito de sufre, sufre, maricón, y apagaba cigarrillos en tus brazos; el tipo que ahora mismo tiene una longaniza inflada sobre la cara, un brazo de gitano, un tronco de chopped apuntándole al entrecejo.

Y ese mechón blanco que le cae sobre la frente.




Joder, cómo para no cortárseme la meada, no sé si me entienden.









Imagen sacada de escueladeficcion.com

10 comentarios:

MiAu dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=N4PMaeIqoAs

es para que se te corte el pis y se te caiga todo¡¡¡ ajjaja

vaya historias...si cuando te digo que todo lo que te rodea es irreal es por algo¡¡¡¡¡¡

Muaks¡¡¡

R. dijo...

Tremenda canción!


Tenía que escribirlo para quitármelo de encima, el recuerdo no la picha.

Un besote

una más... dijo...

jajajajaj genial!! qué mal rato.. pero estos momentos son los que te hacen reirte pase el tiempo que pase, estés donde estés cada vez que lo recuerdas..
lástima de no haber grabado..youtube te hubiera devuelto en forma de venganza algo de la infancia que " el terror de los nenes " te robó..
Besos, sin más!!

R. dijo...

Aún con todo no se merecía eso, es lo que diferencia a los asesinos de los no asesinos, a los mascachapas de los demas: la compasión.

Ver la cara que puso al entrar, fue ya suficiente venganza...


besotes

~itziar~ dijo...

Dios! espero que esta noche no te atormente el recuerdo de...bueno... eso... xD

R. dijo...

Dicen que el que escribe su mal espanta, o era el que canta?


pues eso, espantado queda...

besotes itziar

Deprisa dijo...

Jajajajaaja. Ahora intentarás borrar esa imagen de tu mente por toda la eternidad.

Seguro que no pudiste volver a mear en varios días. A veces pasa con las impresiones fuertes.

R. dijo...

Nada a los dos días estaba meando ya jejeje

pero qué dos días, madre!

un saludo deprisa

HiNo dijo...

oye que ingenio el tuyo.. vaya que me quede super entretenida con tu historia.. escribes genial..

Me encanta como escribes..

R. dijo...

Muchísimas gracias Hino!

un beso