lunes, 10 de agosto de 2009

Con dos canicas

Se ha jodido el calentador de mi casa. No funciona. No, peor aún: funciona, pero se apaga a los tres minutos. Contados. Justo cuando tengo todo el cuerpo enjabonado, y parezco el abominable hombre de las nieves. Un Yeti, encogido por el frío. Un Yeti de palo, vamos. Que ni asusta ni nada.

Un fraude, como mi calentador. Que ni calienta ni pollas.

Y a mí, que soy un friolero natural, que me ducho con agua caliente aunque sea, como es el caso, verano y haya 40 grados a la sombra, no me ha quedado más remedio que hacer un cursillo acelerado de aclarado con agua helada. Con dos cojones. Bueno, ni eso, porque con lo fría que sale el agua no hay bemoles que valgan. De hecho, cada vez que me ducho tengo una regresión a mi infancia. Vuelvo a jugar con mis canicas.

Yo creo que se trata de una maldición. Alguien que me está haciendo vudú con una bombona de butano. Porque no es la primera vez que me ocurre. Ya en el piso donde vivía antes, se nos cortaba el agua caliente a los veinte minutos. Y éramos tres para entrar al baño. Echen cuentas: sale la cosa a unos seis minutos y pico, de aclarado, por persona. Dos minutos para la cabeza, dos para el tronco, y los dos restantes para las piernas. En plan insecto.

Sólo que ahora, joder, no son seis minutos, sino tres. Uno, uno, uno. Cabeza, tronco, piernas. O mejor dicho: cab, tron, pier. Porque no da tiempo a más. Ni frotándome con la velocidad de manos de E. Honda, el luchador de sumo del Street Fighter, lograría acabar a tiempo.

Es imposible ducharse en tres minutos. Nadie puede.

Excepto mi abuelo, que en paz decanse, que si quería se duchaba en cero segundos.

Visto y no visto.





Imagen sacada de www.myplasticheart.com

12 comentarios:

Me llaman octubre... dijo...

Yo también me ducho con agua caliente ya sea en invierno o en verano. Me mata el frío... No sé qué va a ser de mí este invierno en Madrid. Lo bueno que tiene tu ciudad es que no hay humedad: si te abrigas el frío se pasa. Aquí donde vivo, como es un pueblo costero, el frío cala hasta los huesos... y ya puedes ir con 80 capas (como una cebolla gorda) que el frío no se va con nada. Lo mismo pasa con el calor.

Pero siempre con agua caliente. Menuda putada tenerla de forma intermitente...

R. dijo...

Uf te diré. Aún estoy temblando de frío...

Nada mujer, los inviernos en Madrid están sobrevalorados, unos guantes, una bufanda y a correr.

La humedad es más jodida.

Sí, del club del agua caliente a muerte.

daría mi pancreas ahora mismo por tener agua caliente...

brbrbrbrbrr



besos helados, octubre

Me llaman octubre... dijo...

No jodas niño, el páncreas no... que las diabetes es un puto coñazo después (te lo dice una diabética).

yo misma dijo...

en mi casa hay agua calentitaaaaaa...y cerveza!no digo na y te lo digo tó!qedamos hoy al final? lidi nopuede, pero si qreis vosotros..7 en callao? confirmacon toño..besis, friolero!

R. dijo...

Ufffff, así que tú el chocolate y eso...a distancia?

Eso duele.

R. dijo...

si consigo recuperarme de la neumonía, sí.


Oye, esas cervezas que rulen ya!

besos envidiosos de tu agua calentita...


ñiñiñi

Me llaman octubre... dijo...

En teoría sí, de lejos. Pero la práctica es muuuuy diferente. El chocolate es el chocolate... Si ya lo digo yo: hay que salvar el planeta... es el único que tiene chocolate!

R. dijo...

yo soy un yonki del chocolate

y si tiene almendras, soy capaz de atracar la fábrica de nestlé.

salvemos el planeta, y comámonoslo

a bocaos!

una más... dijo...

jajaja cab, tron, pier.. que auténtico!
Digo yo.. no se si dispones de tiempo pa la duxa o es mas bien en plan rapido, pero y si calientas agua? un par de ollas..3 minus pa mojarte y te enjuagas en plan pueblo..
yo lo haria antes del agua fria..aunque sea por tus canicas..
jajajaj
Besos.. ( iba a poner calientes, pero no.. y frios como que no me van, así que besos sin más Yeti de palo! )

Eme dijo...

40 grados a la sombra, jo a veces si disfruto una que otra ducha de agua fría,
aunque las mejores duchas que me doy son bajo la lluvia, nose si lo del agua a temperatura ambiente es lo que va conmigo Ja*

besosdulces*

Pd: tal vez si le das un poco de chocolate a tu calentador este se reconcilie contigo.

R. dijo...

Uf me da pereza muchas veces calentarme la comida, como para calentar agua para ducharme,

además donde tengas la olla...

jejeje


pero al paso que voy, tendré que hacerlo o mis canicas empezarán a estornudar!


gracias por el consejo, una más

besos de pueblo

R. dijo...

Una buena ducha bajo la lluvia,qué bien suena. Y acabar como una sopa. Una lluvia de verano, de estas de tormenta.

me encanta la idea.

Pues sí, tal vez la solución sea endulzar a mi calentador, darle chocolate, y que él se lo prepare a la taza.

besos con almendras, eme