miércoles, 15 de julio de 2009

El amor apesta

Ella maldecía su trabajo como portera, hasta que una mañana fue a sacar el cubo de basura a la calle, y se encontró con esto:


El corazón, entonces, le dio un brinco. Tal fue su sorpresa, que se pasó cinco largos minutos mirando como una quinceañera el cubo declaratorio. No podía creérselo. Era la primera vez en su vida que le decían algo así. Porque aquella declaración era evidente que iba dirigida a ella. ¿A quién si no? "Yo, que todos los días voy y vengo con el cubo", afirmó, esta vez sí, orgullosa de su trabajo. Tras lo cual, volvió a meterse en casa con una sonrisa de oreja a oreja, que su marido no supo interpretar.

- ¿Estás bien? Parece que vienes del dentista.
- Ay cariño, muchas gracias-le contestó ella arrastrando, entre suspiros, las palabras.
- ¿Gracias por qué, por no tirarte las migas del bocadillo al suelo? Pues de nada, mujer, de nada. Hay que ver qué cumplida eres.

No dijo más. Acababa de descubrir dos cosas: una, que tenía un admirador secreto; y dos, que tenía a un gañán por marido.

.......................

- ¿Te has fijado que cutrez?
- ¿El qué?
- Esto-dijo, y señaló el cubo de basura. Es asqueroso, vomitivo. La declaración de amor más apestosa que he leído nunca.

Él se enrojeció, y tragó saliva.

- Si alguien me escribiera algo así, creo que me darían arcadas. Aparte del mensaje, que es cursi que te pasas, el colmo es que encima, la persona, en cuestión, lo ha escrito ¡en un cubo de basura!¡Cómo se puede ser tan...!
- ¿Romántico?
- Oh, Dios, no. Es, es...no tengo palabras. Jamás había visto algo parecido.
- Quizás el tipo que lo escribió pensó que era original. Tal vez lo hizo porque su chica pasa por aquí todos los días, por este portal, y de esta manera, podría decirle, sin necesidad de grandes medios, lo mucho que la quiere, día tras día. Los cubos de basura rara vez se jubilan.
- ¿No me digas que has sido tú el que...?
- No, no-mintió-habrá sido el portero, que querría tener un detalle con su mujer.
- Paletos...

Y siguieron andando.







Imagen sacada de http://www.fotolog.com/sebesan

8 comentarios:

Sylvain Cherkaoui dijo...

Pobre portera...

R. dijo...

Y pobre chico, mejor le iría ambas si mandaran a freír espárragos a sus respectivos...

un saludo!

Proyecto de Escritora dijo...

No te creas que a veces pasan estas cosas en la vida real, (bueno, pasa muchas veces). Me gusta como has mostrado las dos partes.
Por cierto, yo me quedo con los del lado de escribir cosas bonitas hasta en los lugares mas feos. Acaso ahora ese cubo no es el mas hermoso? yo creo que sí.
Besos.

R. dijo...

Claro que sí, ahora ese cubo de basura rezuma amor, y no desperdicios. Para desperdicio la gente que no sabe valorar los pequeños detalles, aunque sean pringosos y apesten...

un beso escritora, y gracias!

MiAu dijo...

Dios le da pan al que no tiene dientes...

A mi me gustaría que me escribieran incluso en el papel del baño jeje

Muaks¡¡¡

R. dijo...

Ningún centímetro de la ciudad sin poesía, sin declaraciones de paz, y de amor.

Ná cuando te vea te pongo algo en una servilleta, algún mensaje escatológico, de mocos y esas cosas jeje.

besotes

MiAu dijo...

Sí, como tú: Joder qué guapa estás¡¡ No tendrás un pañuelo?? es que necesito sacarme un moco más grande que mi brazo

ajjajaj no lo olvidaré nunka jaja

R. dijo...

Pero eso es bonito, mujer, eso une. Los mocos molan.

jaja