sábado, 25 de julio de 2009

De locos



- Perfecto, lo dejamos. Pero me debes 3.456.987 besos, que te di.
- ¿Cómo dices?
- Sí, que quiero que me devuelvas todos los besos que te he dado. Ya no te pertenecen, ya no son tuyos. La casa, el coche, y hasta el perro, puedes quedártelos. Pero no mis sentimientos. Ésos quiero conservarlos, llevármelos conmigo. Así que ya estás aflojando los labios.
- ¡Pero tú te has vuelto loco! ¿¡Me estás diciendo que has ido contando todos los besos que nos dábamos?!
- Desde la primera cita. Y son exactamente, como te he he dicho antes, 3.456.987, ah, y he descontado los que nos dimos sin lengua, que si no el montante final ascendería a 4 millones y pico.
- Pero, pero, pero, pero...
- Nada de peros. Dame mis besos ya, y acabemos de una vez con esto.
- No tengo tantos besos encima. Déjame que te los devuelva a plazos, dame un poco de tiempo, no sé.
- Ése es tu problema, no habértelos gastado con otro. Yo quiero mis besos ahora, así que o me los das por las buenas, o vamos a juicio.
- Y entonces, el juez te encerraría en un psiquiátrico por demente: exigir la devolución de los besos que se han dado. Es de locos.
- El amor es cosa de locos.








Imagen sacada de romanba1.blogspot.com

4 comentarios:

Proyecto de Escritora dijo...

Pues si tiene que devolverle todos los besos, acabarán otra vez juntos, porque dar todos esos besas lleva tiempo.
Es una bonita trampa.
Besos!!

PD: no hace falta que me los devuelvas, jaja.

MiAu dijo...

Muy bonito Ro, y tienes razón el amor es cosa de locos....

Muaks¡¡¡

R. dijo...

Sí, la verdad que por lo menos, unos cuantos meses se van a tirar los dos besándose...

PD: entonces los guardo en una cajita

besos, sin vuelta para ti también escritora

R. dijo...

De locos loquísimos...


besos miau