jueves, 23 de julio de 2009

Ascuas


Hoy he ido a quemar tu memoria, y, al hacerlo, he ardido a lo bonzo. Cómo iba yo a suponer, que aún había rastrojos tuyos en mi alma. Rescoldos de lo nuestro. Las ascuas de tus besos y caricias humeantes.

Yo sólo quería ganar un poco de espacio. Retirar tu ropa apolillada del armario, y esos discos y libros viejos que un día me dejaste, y no has vuelto por ellos.

Pero al prender la mecha, como digo, ha ardido todo. Mi pasado y mi presente. Mi piel y mis recuerdos.

Y ahora mi vida tiene quemaduras de tercer grado.





Imagen de ravimar

6 comentarios:

Marta dijo...

Hola videta ¡¡ Qué bonito lo que has escrito en este post!! :-)

R. dijo...

Vaya, muchas gracias!


un besote

S. dijo...

donde hubo fuego siempre habrá ascuas.
incluso se pueden volver a encender las cenizas apagadas.
las llamas pueden borrar el dolor del recuerdo.

saludos

R. dijo...

o avivarlo, según cómo sople el viento...



un saludo S.

MiAu dijo...

Precioso.

Al arder las ramas, las estrellas ardieron también....

Muaks¡¡¡

R. dijo...

Y una vez en calma, me largué...

ayy miau qué sería de nosotros sin estas canciones...