miércoles, 24 de junio de 2009

Un corazon flojo


Soy un corazón flojo. Me cuesta dar dos latidos seguidos en la misma dirección. Mantenerme en mis trece, bombear indiferencia cuando me hablas.

Y es que, se que no puedo estar contigo, pero me infarta tu ausencia, la nuestra. Cuando te (nos) pienso se me colapsan las palabras, no circulan como debieran. Y al final tengo que agarrame al abecedario para no caer fulminado. Buscar otros sustantivos, formar otras frases: "Es lo mejor para los dos".

Pero no termino de creermelo. Aunque lo diga yo mismo, aunque lleve impreso mi aliento. Esto es tan solo un parche, un placebo. No me asegura, pienso, que no haya otros infartos, otros desvanecimientos.
Sin embargo, lo digo y me lo repito tanto, que llego incluso a creermelo. Aquello de una mentira repetida cien veces acaba convirtiendose en verdad. El amor tiene tambien algo de demagogo y maniqueo.

Soy así, un tipo de extremos. Paso del amor al odio en una pulsion, como digo. Puede mi sístole, de hecho, mandarte todo lo lejos del mundo, que mi diástole se encarga de traerte otra vez de vuelta, a mi corazón. Y todos mis planes de fuga se van al traste.

Una vida alejada de ti, ¿quien coño quiere eso?

Eso es nuestro amor, un eterno-retorno. Un billete hacia ningun lugar, pero con asientos de primera. Un arco iris en mitad de un cielo roto. Una llamada a ultima hora. Una mano tendida al borde del precipicio. Una sonrisa de acuaerela pintada sobre un clarooscuro.

Daría lo mismo, ahora, vivir dos veces, o tener veintisiete vidas distintas. Ser poeta, y a la vez vagabundo, pez gordo, pez flaco, periodista, arquitecto, atracador de bancos, o muñeco de trapo. Al final, siempre, volveríamos a encontrarnos, disfrazados de una cosa u otra. En esta vida, o en aquella. Es el ser enamorado lo que fluye, lo demás es carcasa, prescindible. Acaso un tira de piel mal puesta.

Somos Horacio Oliveira y la Maga, maldita sea. Andabamos sin buscarnos, pero sabiendo que andabamos para encontrarnos. Y ahora que nos hemos encontrado, y que al mismo tiempo nos hemos despedido, me acuerdo de Neruda, y de ese verso tan nuestro, que dice aquello de que el destino del hombre-de la mujer- es amar y despedirse.

Nos hemos despedido, y aun continuamos amándonos. Porque el amor es reversible, cambiente. Moldeable. Y la poesia, interpretable.
Por eso, precisamente, por que el amor es volatil como un dia cualquiera, nadie sabe muy bien en que consiste. Porque cuando "tienes todas las respuestas, cambian las preguntas". Y así sucesivamente, hasta llegar a la nada mas absoluta, que es esta cara que me mira desde el espejo, y me pregunta por ti. ¿Donde esta la chica de los ojos tristes, compañero?, me espeta ese chico de gafas, que me observa desde el backstage de mi alma.

Somos Oliveira y la Maga, siempre por encontrarse, siempre encontrándose. En el recuerdo, en la melancolía. Porque la nostalgia es un plato que puede servirse frio o caliente. A gusto de las circunstancias.

Nos hemos ido, y estamos de nuevo en el mismo punto de partida. Caminando en círculos, joder, con lo frustrante que es eso. Piensas que estas en el buen camino, andando en linea recta, y de repente la vida te lleva al mismo lugar del que partiste. El caso es no avanzar nunca.

Soy un corazón flojo, pero esto se acabo. Pienso ponerme un bypass un día de estos, que me ayude a olvidarte. O al menos a ser coherente; a decirte lo mismo un día que otro: lo nuestro no funciono entonces, ni funcionaria ahora.

No obstante, cuando mas convencido estoy de ello, cuando mas me hago a la idea, digo, vas y me dices que me echas de menos, y yo te sigo, flojo, porque creo que en el fondo hay algo.







Imagen sacada de http://gilkacuentos.files.wordpress.co

7 comentarios:

Anónimo dijo...

qué post más triste

MiAu dijo...

Pero qué es esto tan bonito Rodrigus??

Un billete hacia ningun lugar, pero con asientos de primera

wohw¡¡¡¡

Muaks¡¡¡

R. dijo...

Bueno, yo creo que ni es tan triste ni tan bonito


es tristebonito

o mejor dicho, tristefeliz

Berenitze... dijo...

"Porque la nostalgia es un plato que puede servirse frio o caliente. A gusto de las circunstancias".

Hola, paseaba por estos lugares y me encontré tu blog, nada más acertado. Gracias por este texto tan agradable que me ha dejado una sonrisa nostálgica en el rostro, saludos.
Pd. Amenazo con volver

R. dijo...

De nada Berenitze, me alegra saber que te ha ayudado a sonreir.

Se bienvenida


un abrazo

alonso_gilka_89 dijo...

Bo te conozco, pero gracias por citarme... Aunque la foto no era mía...

R. dijo...

Bueno, pero la saqué de tu web.

Un saludo.