domingo, 28 de junio de 2009

Un consejo si quieren evitar el garrafón


Durante una época de mi vida trabaje de camarero. Poco tiempo, no mucho. Aunque el suficiente para descubrir como se las gastan en según que sitios. El garrafón existe, no es una leyenda urbana. Al menos, en aquel tiempo -hablo de hace seis años- en que estuve detrás de una barra, y pude constatarlo. Ahora bebo cerveza, que al ser una bebida de dioses (según cuenta la leyenda fue el dios Osiris quien la invento) viene cerrada, y fresquita. Sin riesgo de que te den pis en lata.

Nada que ver con las bebidas espirituosas, mas dadas a la adulteración. De hecho, mi jefe, lo primero que hizo, antes si quiera de enseñarme el funcionamiento del grifo de cerveza o de la caja registradora, fue explicarme el orden, y la manera correcta de servir los cubatas. A saber: las botellas buenas se ponían al fondo de la estantería, y las "malas" a la vista, como hacen en los supermercados con el género que esta más próximo a caducar. "Si alguien te pide un güisqui y no especifica", puntualizaba,"le sirves de esta botella, la primera que se ve, y cuando se gaste, coges la segunda". Y así sucesivamente.

En cada fila había, al menos, cinco o seis botellas de cada bebida: whisky, ron, martini, vodka, etc.

Yo era un pipiolo, ya saben: ver, oír y callar. Nunca se me ocurrió preguntarle de donde salían, venían, esas botellas de peor calidad. Si era cosa del proveedor, o de ellos, que adulteraban el contenido en plan científico loco. Ni tampoco como lo hacían: si rebajaban la cosa con agua o le echaban directamente matarratas.

El caso, es que la gente, beodos y beodas, nunca especificaba, y yo, me limitaba a cumplir ordenes, cuan nazi, mientras mi jefe hacia caja.

La de hígados que masacre.

Por eso, como "conocedor" del tema, les aviso: si van a una bar, y desconfían (no todos los bares sirven garrafón, ojo) pidan siempre que les sirvan de la botella del fondo. Con total confianza. Especifiquen, concreten. Porque de lo contrario, tendrán al día siguiente una resaca de campeonato, cuando no una marrón cagalera.


O pueden, como yo, tomar cerveza, y de paso, invitarse a una.





P.D.: El bar de marras acabo cerrando. No se si por una inspección de sanidad, o por falta de beneficios.






Imagen sacada de http://www.homebrew.gr.jp

4 comentarios:

Anónimo dijo...

¡Viva el vino!

R. dijo...

¡viva tambien!

MiAu dijo...

En mi pueblo sé que no ponen garrafón, y además yo concreto y pido Absolut ejje , pero cuando voy a Madrid me paso al club de la cerveza, que a demás de ser más barata te aseguras de lo que estás bebiendo....

Un besito majo¡¡

R. dijo...

Bendita birren

besotes maja