lunes, 29 de junio de 2009

Sobre el orgullo gay


Aunque sea una obviedad, conviene recordar que cada cual es muy libre de amar a quien guste, sea hombre o mujer. Y follárselo como le plazca, siempre que sea de forma consentida.

De modo, que tóquense, acaríciense, bésense, lámanse, y que los demás digan misa.

Pero sobre todo, no se limiten a una fecha concreta, hagan del amor una constante a lo largo de todo el año. Que amar y ser amado es siempre motivo de orgullo.





Imagen sacada de http://buenaleche.files.wordpress.com

7 comentarios:

MiAu dijo...

A jincar a jincar que el mundo se va a akabar¡¡¡¡

yo misma dijo...

ole!

Anónimo dijo...

jinquemos, pues

R. dijo...

Pues nada, habra que jincar entonces no?


salud!

R. dijo...

ole tu, guapa!

~itziar~ dijo...

VIVA LA LIBERTAD PARA JINCAR, VIVA!

xD

R. dijo...

viva el jincamiento!