lunes, 8 de junio de 2009

Rojo de mierda

Paso por delante de un grupo de simpatizantes del PP, que agitan banderas españolas, y exclaman insultos varios:

- ¡Que se joda el PSOE!- grita uno de ellos.
- ¡Y el hijo de puta de Zapatero, que ha vuelto a perder las elecciones! ¡Y Rubalcaba, y la feminazi de De la Vega!-secunda el resto.

¿Y Europa, que pasa con Europa? ¿A alguien le importa la Unión Europea?

Desengáñense, hoy no ha ganado nadie. Hoy ha quedado patente el fracaso sin paliativos de Europa, como territorio, como proyecto. El sueño de la concordia, la unidad, el entendimiento entre pueblos, etc, ha acabado, finalmente, por los suelos, como el confeti en la calle Génova, y los ya obsoletos carteles electorales.

Y no, precisamente, por la alta abstinencia. No esta en esa horquilla poblacional el quid de la cuestión; sino en la otra orilla. En los que han votado.
A casi nadie de los que ayer depositaron su voto (un 46%), le importa minimamente Europa, ni los idealismos sociales, ni el cambio climático, ni la biodiversidad, ni la política comercial, ni los derechos humanos, ni la exportación de armas, ni el plan Bolonia, ni su puta madre. En este país solo interesa lo populista, lo casposo, lo que desate mas bajas pasiones. Zapatero, Rajoy, la picha de Berlusconi. A los hechos me remito.

- Gilipollas- les dije mientras alcanzaba la acera de enfrente.
- ¡Rojo de mierda, hijo de la grandisima puta!

Si supieran, todos ellos, que he votado al Partido Bohemio.

Y es que, ¿que hay mas bohemio que creer, aun, en las causas perdidas?



Abrazos, y buen lunes.

No hay comentarios: