martes, 2 de junio de 2009

La verdad sobre perros y gatos


En el supermercado de mi barrio no hay arena para gatos, aunque si todos los accesorios necesarios para el cuidado y mantenimiento de un perro. Y ustedes dirán, bueno y a mi que, yo no tengo gato, tengo perro y si solo hay accesorios para su cuidado será por algo; o, el único animal domestico que hay en mi casa es mi mujer/marido, y el papel higiénico es, hoy por hoy, un bien publico al alcance de todos. Es un derecho constitucional poder limpiarse el culo. Aunque a algunos nos dejen, precisamente, con las nalgas al aire. La sociedad del salvese quien pueda, vaya.

Sin embargo, considero nefasta cualquier discriminación positiva que se haga, sea hacia un colectivo humano, o animal.
No soluciona nada. Y por el contrario, amplia la brecha social-domestica- entre unos y otros, incorpora más barreras, legitima la diferencia. Discrimina.
No tengo nada en contra de los perros, no me gustan. Pero respeto sumamente a toda clase de animales (moscas, arañas, hormigas, peces, perros, monos, y banqueros, bueno a estos últimos, no tanto) y, sobre todo, a sus dueños.

Un supermercado es un servicio publico, y por tanto, creado para satisfacer las necesidades de la mayoría social, de todo el mundo; y no de una parte solo. Por eso me cabrea, y mucho, ver que la gente que tiene gato no dispone de los mismos derechos que el resto de personas, que van a comprar y tienen un perro como mascota. Es la decimoctava vez que hago la compra ahí, y jamás en todo este tiempo, ya digo, he visto una puta bolsa de arena para gatos en la estantería, y si: pienso, huesos de goma, peluches, y hasta paté a las finas hierbas para canes.

- Estoy buscando arena para gatos, podría indicarme donde encontrarla, por favor.
- Lo siento señor, se nos ha acabado.
- ¡Y un huevo de pato viudo! ¡Es imposible que se les haya acabado, porque jamás en su puta vida han tenido arena para gatos! ¡Simplemente no les da la gana ofertarla, y no les da la gana porque consideran a los gatos un ser vivo inferior, indigno de este supermercado! ¡Racistas de mierda!
- Caballero, cálmese, cálmese, cálmese, no, no, deje el pienso donde estaba, ¡deje de tirar cosas al suelo! ¡Seguridad, seguridad!






Mi gata Janis.

4 comentarios:

yo misma dijo...

pesea q m dan miedo los gatos, a partir de ahora en todos los superpreguntare x la arena para gatos y como no tengan..mirada de reproche asegurada, n oes q sirva de mucho, pero es q yo soy pacifista.bssssssss

R. dijo...

bueno, puedes matarles con la mirada. Usa tus rayos cegadores!

jeje

besotes

MiAu dijo...

Janis es preciosa de morirse y yo necesito de nuevo un gato en mi vida...ya¡¡¡¡

Besos gatunos

R. dijo...

y yo me voy a casar con ella, en cuanto legalicen la zoofilia.

He dicho.



Si, buscate un morrison, y lo juntamos con Janis, y que tengan una camada de gatitos roqueros!