jueves, 25 de junio de 2009

Hijos de puta (y 3)

Flaco favor le acaban de hacer a la Justicia.

Desde hoy a España se la suda, perdón, se la pela, que se violen los derechos humanos. Mientras no haya victimas españolas, aquí no ha pasado nada. Un poco de cal, una pala, y a correr, que bastante trabajo tienen ya los jueces, y los torturadores.

Se acabo eso de husmear en Gaza, el Tibet o en Guantanamo. Se acabo dictar ordenes de arresto internacional contra dictadores, y genocidas. Investigar crímenes de lesa humanidad allende los mares. Resarcir a las victimas de países "ajenos", donde la justicia brilla por su ausencia, y el miedo a posibles represalias hace impensable que se pueda iniciar cualquier causa judicial dentro de sus fronteras.

Ahora que cada palo aguante su vela, y que cada uno se saque las castañas del fuego, o de los bombardeos.

Curioso que esta reforma llegue meses después de que Israel, le diera un "toque" al Gobierno de España, por hacer demasiadas preguntas.

Espero que el champán que, presumiblemente, le enviaran a sus señorías, desde el país hebreo, les agujeree el estomago. Porque su conciencia, me temo, sigue en busca y captura.

No hay comentarios: