sábado, 13 de junio de 2009

Bruce



Me van a perdonar, pero hoy, en vez de colgar un video musical o una entrevista a un librepensador, les voy a poner un fragmento de una pelea a cara de perro. Concretamente del film El retorno del Dragón, la parte del combate final, entre Chuck Norris y Bruce Lee, en el Coliseo de Roma.

Hasta ahora no habia desvelado mi lado mas oscuro. Y es que soy un friqui -que te cagas- de las artes marciales. Me encantan este tipo de películas. Pero sobre todo, las que se exhibieron en los años 70, y 80. Aquello si que era Kung-fu en estado puro. Sin efectos especiales.

No solo de intelectualidad vive el hombre, las bajas pasiones también son necesarias. Pero con un matiz importante: el personaje principal de aquellas películas no era un mascachapas al estilo de Jason Statham (The italian job, Transporter), sucesor del mítico Bruce Willis; no hablamos de un macarra de barrio, un salvapatrias, un ex policia retirado. No. En aquellas cintas de antaño actuaba, joder, el mejor artista marcial de toda la historia, que fue también filósofo. Bruce Lee. Un tipo complejo, comprometido, polifacético. Nada que ver con los chungos de ahora.

Independientemente de que les puedan gustar o no las artes marciales, considero que es innegable la proeza de este señor. Oficialmente, Bruce Lee nunca fue derrotado, perdió una pelea con 13 años. Punto. Fue su único borrón. Junto con el rechazo que obtuvo por parte del ejercito de los EE.UU. (Lee nunca tuvo mas nacionalidad que la americana), al no superar las pruebas físicas de ingreso en sus filas. Tiene bemoles la cosa.

Nota para el futuro: pienso hacer una tesis sobre esto, no sobre Bruce, sino sobre las paradojas artísticas: Bruce Lee, uno de los deportistas mejor preparado de su tiempo, no supero las pruebas físicas del ejercito; a Einstein, coño, le suspendían las matemáticas; a Hemingway le rechazaron 27 veces, en 27 editoriales distintas; John Kennedy Toole (La conjura de los necios) se suicido pensando que su novela no valía un pimiento, y años mas tarde fue galardonada con el premio Pulitzer; Van Gogh sólo vendió un cuadro en vida, llamado el Viñedo Rojo, por unos 400 francos, y ahora sus obras valen trillones. Etc.

Además de todo eso, Bruce Lee, decía, era un excelente bailarín. Amen de un grandísimo actor. De hecho, estuvo delante de la cámara hasta después de muerto. Lee estaba filmando Juego con la muerte cuando fallecio inesperadamente. El estudio decidió entonces reescribir el guión, de tal manera que el personaje de Bruce fingiera su propia muerte para escapar de la mafia. Después tomaron imágenes del entierro real del actor americano, incluidos primeros planos del féretro abierto, mostrando la cara de Lee embalsamado. Todo un ejemplo de realismo cinematografico.

Sobre su muerte, claro, hay miles de especulaciones. Como ha pasado con David Carradine.



¿Quien decía que Chuck Norris era invencible?



Algunos datos de este post han sido verificados, y contrastados en diversos blogs, como http://neuronaabsurda.blogspot.com/ o http://lasmilrespuestas.blogspot.com/; y en la página web de http://www.taringa.net.

2 comentarios:

Nacho dijo...

si te gustan las pelis de lucha pasate por este blog;

http://amrproducciones.blogspot.com/

Saludos.

R. dijo...

hey muchas gracias por la recomendacion, estoy leyendolo y esta genial!