domingo, 7 de junio de 2009

Botemosles

Ya tengo preparado mi voto para las elecciones al parlamento europeo, que se celebran hoy:



Les animo encarecidamente a que si, como yo, están cansados de la clase política que nos representa, hagan lo propio.




Nota a pie de urna: durante toda la campaña electoral, no he visto, leído ni oído ninguna referencia a Europa, ni por parte del PP, ni por cuenta del PSOE. Solo cruces de acusaciones en clave nacional (aborto, píldora postcoital, uso indebido de aviones, 11M, crisis, corrupción, paro, etc); luego, estos mismos, se llevaran las manos a la cabeza por el alto índice de abstención, que, según los sondeos, se presupone habrá en estas elecciones europeas.

Obviedades aparte, creo, que, vista su actitud, deberíamos castigarlos de alguna manera. Al PP, y al PSOE. Los demás partidos, pobres, bastante tienen con que se les ilegalice, según sople el viento, o, directamente, ni se les tome en cuenta.

Me encantaría, ya digo, que tanto Mayor Oreja como Lopez Aguilar (o en su extensión Rajoy y Zapatero) sufrieran en sus carnes el descontento popular, de la ciudadania. Que por una vez en la vida, la derecha no saliese en masa a votar, y la izquierda actuara como izquierda, y no como progres (de mierda). Disculpen el exabrupto, pero si hay algo que me molesta mas que un facha, es un progre.

El facha no engaña a nadie, es como es, lo mires desde un ángulo u otro. Otra cosa es que estés de acuerdo o no con el, pero al menos es gente coherente. Antidemocratica, pero coherente. El progre (el PSOE) aparenta ser de izquierdas, pero, en realidad, es un burgues acomplejado. O si lo prefieren, un Pijipi.

Cuando no duermo bien, me levanto de muy mal café. Y encima de todo, acostumbro a leer la prensa mientras desayuno. Lo que hace que me suba la mala ostia y el colesterol, leyendo las sandeces de sus señorías.

Se merecen un rapapolvo. Un susto. Un respingo.

Por eso hago desde aquí un llamamiento: voten, no se queden en casa, acudan hoy a las urnas. Y depositen su papeleta; sea nula, en blanco, o institucional. Pero voten, y si se animan, ya saben. Metan su mala leche en el sobre. Y que les vayan dando a todos.





A los nuevos que se incorporan: escribo sin acentos, a causa de un virus informático que me impide acentuar correctamente los post. Perdonen los piquetes de ojos, que les ocasione seguirme.



Abrazos.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

¡El puto amo, dices verdades como puños, coño!

¡R for president!

R. dijo...

Otro que esta noche tambien ha dormido mal...


jeje


gracias, pero quisiera no tener que "decirlas".

Nacho dijo...

Los proyectos politicos ya no existen, ni los derechas ni los izquierdas, solo se lleva llevarse la contraria y hablar de trapos sucios y el "y tu mas", son todos un atajo de vividores y caraduras que pretenden hacerse con el poder para mangonear y colocar a la familia, solo piensan como pueden robar para cuando se retiren ser millonarios.

No coincido contigo en lo de ir a votar en blanco o nulo, no tienes en cuenta la enorme satisfacción que nos produciría si no tuvieran papeletas que contar....

R. dijo...

Eso es lo peor, que son todos iguales, da igual rojo o azul, no hay quien se salve, si es que se salva alguno...


Deber´´iamos introducir en la urna cartas de despido, en lugar de papeletas...y que se apunten al paro!

abrazos