jueves, 7 de mayo de 2009

Vidas humanas


Creo que ya he dicho que no tengo carnet de conducir. Aparte, no me gustan los coches. Pero más que mi particular desidia hacia los automóviles, lo que me repele del asunto, es mi natural miedo a cargar con vidas humanas. Es demasiada responsabilidad, creo, llevar al lado a alguien.
Si tú te estrellas, el o ella también se estrella. Si tú te precipitas, el o ella cae contigo, como en una partida de dominó.

Como en el amor, salvo que en este caso, no hay cinturón de seguridad que retenga el golpe.





Imagen sacada de comunidad.cmsfq.edu.ec

17 comentarios:

Carolina dijo...

Entonces tampoco te enamoras?

o es solo aversión por los autos??

Un abrazo.

Rodrigo Casteleiro dijo...

Enamorarme o no es algo que no puedo controlar, para bien y para mal.


abrazos!

Anónimo dijo...

Yo no creo que tenga que ver con cargarse a alguien. No en el sentido asesino, sino de llevar a cuestas. Una relación es más apoyarse el uno en el otro y hay que ver ese acto con libertad y con alas, y no como un peso.
Revísate eso, que creo que estás equivocado (con cariño una vez más).

Baterbly

Rodrigo Casteleiro dijo...

Simplemente procuro que mis errores no salpiquen en demasía al resto, a poder ser.


Los daños colaterales son una putada

Anónimo dijo...

Ah... entonces estamos hablando de otra cosa.
Uno no puede evitar caer mal a cierta gente como tampoco que a uno le amen.
Joden los daños colaterales pero son parte fundamental de nuestra vida y son el resultado de amar y ser amado.

Baterbly

Anónimo dijo...

Mientras nos empeñamos en minimizar daños que no están a nuestro alcance dejamos de vivir y lo que es peor, dejamos pasar oportunidades y personas extraordinarias.

Rodrigo Casteleiro dijo...

efectivamente, las heridas son el precio de vivir, que canta pedro guerra.

Y de eso estamos hechos.

Lo otro, es inevitable. estamos expuestos, sí o sí.

Rodrigo Casteleiro dijo...

y son esas personas, que aún no conocemos, las inocentes que pagan los platos rotos...y así nos luce el pelo

Tristán dijo...

bueno, pues yo ayer me estrellé, tengo el coche siniestro total, y el seguro se lava las manos...

necesito esas cañas como el comer

Anónimo dijo...

Para mí que todo se reduce a una única palabra: miedo.

Saludos.
Mirem

Rodrigo Casteleiro dijo...

el miedo es demasiado camaleonico


saludos mirem

Rodrigo Casteleiro dijo...

pues si, habra que tomarse unas cañas, que eso si que lo cubre la amistad...

Tristán dijo...

Bendita amistad

Rodrigo Casteleiro dijo...

podemos hacer una quedaba bloguera-cervecera, y que se apunte quien quiera

yo misma dijo...

joder, mira que estoy acostumbrada a la sin alcohol, pero las cibercervezas seguro que saben aun menos.y la espe aun no ha puesto metro internacional, ya sabes.

Tristán dijo...

Te encomiendo la misión, pues.

Rodrigo Casteleiro dijo...

bueno contigo podemos hacer una quedada mas adelante...y tomarnos las cervezas atrasadas, o irte a buscar a casa y cantar la marsellesa contigo