lunes, 18 de mayo de 2009

Mandan huevos


Leo por la prensa que el bueno (es un decir) de Francisco Franco, dictador español del siglo XX, perdió un testículo en la guerra de África, en 1916, y que por tanto era monorquido- no confundir con monárquico-; vamos que era unihuevo.
De tal manera, que su hija, María del Carmen, sería realmente descendiente de Ramón Franco, "hermano del dictador".

Esto, que no pasaría de una mera noticia testicular, resulta que es en realidad, todo un tratado genetico sobre dictadores; ya que, al bueno (ya me entienden) de Adolf Hitler, también le faltaba un testículo o cojon.

Que cosas.

Debe ser que la acumulacion de espermatozoides (echen cuentas) en un solo testículo, produce mala leche, con perdón. Si no no se explica. Aunque, pensándolo mejor, es perfectamente asumible; imaginen si no respirar por un solo pulmón o masticar solamente con un lado de la boca. Como para encima tener que bombear a trompicones. Yo me pondría de los nervios, no se si tanto como ellos, no se si hasta el punto de gasear a la gente o fusilarla, pero al menos algún exabrupto si que me saldría.

Claro dirían, estos rojos, o estos judíos, encima de ateos o usureros, tienen un par de cojones. Y por ahí no paso.




Mandan huevos.






Imagen sacada de flickr.com