domingo, 3 de mayo de 2009

Consejos para tener un corazón saludable


Me preguntas qué hacer, y yo no sé qué decirte. Cómo afrontar esta ruptura que os sobreviene como un alud, sin haceros daño. Me dices "tú qué harías en mi situación", como si el amor dependiese del género, como si el salir ileso de este homicidio involuntario, fuese una cuestión de más o menos andrógenos o estrógenos.

No existe una manera masculina y femenina de afrontar las cosas; existen modos de actuar a secas. En plural. Y no siempre la mejor manera es la correcta. ¿Qué hubiera pasado si en vez de seguir, y forzar la relación, os hubierais dado un tiempo, o viceversa? Quién lo sabe. No vivimos dos vidas para compararnos, por eso errar es humano. Y el derecho al fracaso está tipificado.

Me preguntas todo esto, también, como si yo tuviera todas las respuestas, como si supiera lo qué es el amor, cuando no sé ni tan siquiera qué es la vida, cuando ni yo mismo sé quién soy, acaso un tipo por encontrarse.
Aunque para el amor, sí sé que no hay fórmulas que valgan, ni vacunas, ni prevención alguna: uno se contagia aunque lleve mascarilla y evite besarse.
Por no haber no hay ni grajeas que alivien la resaca del día siguiente, cuando los recuerdos te golpean en la sien, hasta doler en el alma.

El amor no tiene una hoja de ruta, una llave maestra. Un manual de estilo o una biblia, que fundamente su verdad absoluta. No. El amor, lástima, no guarda una caja negra en su vientre, que dictamine qué pasó para que todo saltase por los aires, para que nos estrelláramos tan estrepitosamente. Estaría bien, sin duda. Pero el desamor no da plazos ni cómodas facilidades para pagar al contado el peaje del olvido. O del odio, según se mire.

El amor rara vez es comprensible, ecuánime, exacto. El amor, sobre todo, es descompensado, caprichoso, cruel, y asesino. Por amor se muere y se mata, se pierde la dignidad, y se cometen locuras y atrocidades. También, gracias al amor, la gente vive, respira, come. Es mejor persona.
El amor es la droga más dura, y la que más alucina. El amor duele y escuece, y alivia y relaja.

Y eso, joder, no hay dios que lo entienda.


Mi consejo es: sólo se vive una vez, intenta pasar el rato lo mejor posible.

Es todo lo que puedo decirte. Espero que te sirva.





Imagen sacada de http://laeditorialmedica.net

3 comentarios:

yo misma dijo...

gracias. sigo hecha un lio, pero gracias,sol.

Rodrigo Casteleiro dijo...

de nada, patata

Anónimo dijo...

buen consejo ese