miércoles, 6 de mayo de 2009

The beginning

Esto es la guerra. Se acabó el ser condescendiente con los vecinos, el ser amable. Se acabó sujetarle la puerta a las viejecitas, ayudarlas a subir la compra. Se acabó el saludar al portero y agachar la cabeza. Estoy harto de este edificio de psicóticos, y menopaúsicas pasadas de rosca. A partir de ahora seré un cabronazo.


- Así me gusta, y ahora dame fuego y salgamos a celebrarlo.

- No sé qué haría sin ti, Jim.


...........

Al volver, veo a Asunción, la vecina del sexto, tratando de meter unas bolsas en el portal. Está sudorosa, y tiene la espalda arqueada. Parece, por su cara, que acabara de quedarse tiesa en esa postura. Me mira desde abajo y con su mejor sonrisa, me dice:

- Joven, ¿podrías ayudarme a subir esto?, es que me ha dado un pinchazo y no puedo moverme.

- Que te follen.

Y subo campante las escaleras.

Ya en casa, Jim Morrison me susurra: "Estoy orgullo de ti", y canta para mí The end:






But this is not the end, this is the beginning.

2 comentarios:

~itziar~ dijo...

Pues me parece genial que hayas decidido putear a tus vecinos...

Mientras no te de por tirar a alguno por las escaleras...

(Aunque eso de tirar a alguien por unas escaleras tiene que molar)xD

Rodrigo Casteleiro dijo...

Joder tiene que ser un subidón de adrenalina!


o tirarlo de una patada al pozo, a lo espartano