viernes, 24 de abril de 2009

Referencias sentimentales


- ¿Tiene alguna referencia?
- Sí, verá, he estado con otras mujeres, como puede leer en mi currículum. A tiempo parcial y a jornada completa.
- Siga.
- Primero me enamoré de Cristina, tendría yo 16 años. Con ella estuve 5 meses. Después vendrían los años de relaciones basura, coincidiendo con los tiempos de crisis. Ana, María, Gloria...nada serio. Polvos ocasionales, relaciones cortas de un mes, dos. Hasta que finalmente, encontré, de nuevo, el amor con Susana. Ella fue mi relación más larga. Casi dos años de contrato sentimental, ¿sabe? Primero a prueba, como becario, y a los seis meses, ya de forma indefinida.
- ¿Y qué pasó?
- Bueno, con el tiempo encontré a otra persona que me ofrecía mejores condiciones amorosas. Con Susana, al final, era dar un 105%, a todas horas, incluido festivos, y días libres. Y ese ritmo lo aguantas al principio, cuando no te importa quedarte más tiempo a hacer horas extras, o comerte determinados marrones. Pero uno no es una máquina. Tiene sus limitaciones. Digamos que vi que aquello no me merecía tanto.
Lo hacía porque quería, y dejé de hacerlo cuando dejó de interesarme. Después de todo, lo que hiciera de más, no iba a repercutir en mi nómina.
Me sentía explotado, ya digo. Así que me busqué un corazón, que me dejase tiempo para mi mismo.
- Valora mucho su tiempo de ocio.
- Muchísimo, y mi libertad. Mi última relación ya fue por obra y servicio, ambos sabíamos que lo nuestro tenía fecha de caducidad. Y bueno, este es más o menos el resumen de mi vida sentimental hasta el momento...
- Bien. Y dígame, ¿por qué cree que debería escogerlo a usted como pareja?
- Porque tengo experiencia, iniciativa, interés, ilusión, ganas de crecer dentro de la relación. Porque soy, además, fiel, cariñoso, atento, amable,y lo más importante, porque yo no vengo a cambiarle la vida. No soy un príncipe, ni nada de eso. No me gustan las películas de Meg Ryan, ni Sandra Bullock. No me las creo. Soy un tipo normal y corriente al que le gusta que le abracen por las noches. Y creo que eso es exactamente lo que usted también busca: alguien que le abrace al llegar a casa, simplemente. Por eso, pienso, que soy el candidato ideal a ocupar el puesto.



Fotografía sacada de bibliotecaetsitupm.wordpress.com

11 comentarios:

Anónimo dijo...

"Mi última relación ya fue por obra y servicio, ambos sabíamos que lo nuestro tenía fecha de caducidad"

Pedazo metáfora!

qué grande eres, casteleiro!

Rodrigo Casteleiro dijo...

Shh...calla que me vas a sacar los colores, don o doña anónimo/a.

Tristán dijo...

lo mejor que te he leído.... hasta ahora ;)

Proyecto de Escritora dijo...

Que original, me ha gustado!
besos!!

Anónimo dijo...

a mi me gustan las ett,pero nunca se sabe.. los contratos indefinidos m dan yuyu, como el matrimonio, nada es para siempre.
bgo.

Rodrigo Casteleiro dijo...

Muchas gracias!

Anónimo dijo...

Enhorabuena, el puesto es suyo.

Rodrigo Casteleiro dijo...

Y qué empresa es esa?


saludos

Anónimo dijo...

Una empresa pequeña pero con gran proyección de futuro. Igual ahora no oyes hablar de ella, pero con el tiempo lo harás.

Tristán dijo...

cómo me sigue gustando esto, cada vez que lo leo.

R. dijo...

gracias hombre!