jueves, 9 de abril de 2009

A mis fiestas vienen dos señores de cuarenta años


Suena el timbre de mi casa, me temo lo peor. Esta vez, sí tengo la música a todo volumen. Me descontrolo con los Zeppelin, soy incapaz de mantener la compostura. Cuando los escucho soy una jodida groupie, en pleno éxtasis, con las bragas bajadas y el sujetador girando sugerente sobre su dedo índice: soy toda vuestra, chicos.
Tengo Rock and roll puesta a todo trapo. Bah, a la mierda, que me echen, que llamen a la policía, que me detengan. Estoy harto de vivir en un asilo.
Veo el bigote de mi portero a través de la mirilla, el maldito vecino de abajo debe haberse chivado de que quiero matarlos a todos.


- Hola, ¿cómo está? Verá siento mucho el ruido que estoy causando, es que soy incapaz de escuchar a Led Zeppelin bajito, me gustan mucho, ¿sabe?. Me parecen, de largo, una de las mejores bandas de rock que ha habido en la historia. Su batería incluso, diría que es el mejor en su apartado. ¿Lo ha escuchado usted alguna vez?
- Pues la verdad es que no, pero vamos, que yo simplemente venía a recoger la basura.
- ¡Ah!-falsa alarma, hoy nadie va a detenerme-, cierto, son las ocho. Pues sí me da un minuto, le traigo las bolsas.
- Está bien.

Voy a la cocina y meto a prisa todos los restos de la fiesta de ayer en una bolsa. Salvo jeringuillas, hay de todo.

- Tome, disculpe la tardanza. Es usted muy amable.
- Nada, no se preocupe-y alcanza la bolsa curioseando dentro. ¿Qué mierda cree encontrar ahí?, pienso.
- Vaya, veo que tuvo ayer fiestecita...
- Bueno, vinieron unos amigos, tomamos algo, lo típico- qué coño hago explicándole a este señor mi vida.
- Y tanto que tomaron, hay aquí latas y latas de cerveza, restos de colillas, papel de liar, y ¿qué es esto?-pregunta sacando de la bolsa una revista porno-, hum, también les dio por la lectura anoche, ¿eh?
- Verá, creo, que todo eso no le incumbe. Ya le he dicho que me reuní con unos amigos en casa, y punto. Lo que haga o deje de hacer es asunto mío, ¿entendido?
- No, cuando soy yo el que recoge la basura, amigo.
Y me mira con ojos de depravado sexual.
- Pues si quiere llévela a analizar a su garita, pero a mí déjeme en paz. Yo ya le he dado la basura, así que adiós.
- No tan aprisa-me contesta, y planta su manaza en la puerta, impidiéndome que pueda cerrarla.
- Voy a cerrar la puerta, y me voy a ir a escribir y a escuchar música. Si no aparta su mano, no tendré más remedio que romperle todas sus falanges de un portazo- le digo violento, instándole a que se vaya.
- Y yo, si usted hace eso, no tendré más remedio que decirle a su novia, que ayer estuvo de orgía con unas prostitutas en su casa.
- ¡Pero qué cojones me está contando, eso es mentira!
- Bueno, soy el portero, y controlo quien entra y quien sale de casa, la idea no suena tan descabellada. Su novia, estoy seguro, no desconfiaría de mi palabra. Y por lo que sé, no pasan ustedes por un buen momento. Así que amigo, puedo joderle la vida...
- ¡Está usted loco!
- Simplemente tengo que enseñarle a su chica esta bolsa de basura con colillas, restos de droga, latas de cerveza, condones, y...
- ¡Cómo qué condones, ahí no hay ni un solo condón!
- Bueno, todavía no, pero el vecino de abajo, ayer se subió una puta a casa, y me consta, que en su basura hay un par de ellos usados. Un cambiazo rápido, y es usted mío...
- Si hace eso le juro que le mato. Mi novia me deja, pero yo a usted le corto el pescuezo.
- Ya, ya, ya-contesta riendo-, lo mismo que le dijo al vecino de abajo. Ya.
- ¿Pero qué demonios quiere de mí, qué coño le he hecho yo a este edificio?- digo casi suplicando.
- Bueno, todo este malentendido podría arreglarse si a partir de ahora, usted, cuando hiciera una fiestecita de esas, nos invitase al vecino de abajo y a mí.
- ¡Qué, ni de coña pienso invitarles a mi casa, gentuza, panda de enfermos, eso ni lo sueñen!
- Bueno, pues entonces no tendré más remedio que hablar con su novia...

...........

Ahora, cada vez que hago una fiesta, vienen dos señores de cuarenta años a beberse mi whisky. Mi novia jamás me habría creído. Era mi palabra contra la del portero, y eso, es como los goles en campo contrario. Tiene valor doble.

¡Jim ayúdame!




Fotografía sacada de www.mudska.com

2 comentarios:

Michael Bolton como Kenny G dijo...

jajaja ostias, vaya derrape xD

eme dijo...

Ésta también es buena ;) pero explícame eso de las superfiestas a las que nunca me invitas :P