miércoles, 1 de abril de 2009

Machado meaba poesía

Hace muchos años, en un bar asqueroso de Madrid, leí una cita escrita en la pared del baño, que me sobrecogió. Estaba apuntada junto a otra que decía: "Andrés es marica" y la sempiterna coletilla de "Anarquía, porros y cerveza fría", desdibujada a un lado.
El suelo de aquel baño estaba lleno de meados y vómitos, y sin embargo, me hubiese quedado ahí encerrado muy gustosamente, el resto de mi vida, releyendo aquella maravillosa frase. Rezaba así:


"Cuando nos vimos por primera vez, no hicimos sino recordarnos. Aunque te parezca absurdo, yo he llorado cuando tuve conciencia de mi amor hacia ti, por no haberte querido toda la vida".


Tiempo más tarde supe que era de Antonio Machado. Desde entonces, y va para largo, no he visto ninguna otra cita que sea más hermosa. Y mira que he leído poemas y poemas, y mira que he meado y meado en los bares.

Pero nada.

Por eso, hace poco me tomé el privilegio de volver a escribirla en la puerta de otro lavabo, de la capital. Como homenaje. Tal vez, así, alguien la lea y le cambie la vida. A mi, de hecho, me la cambió.

De modo que si lo ven escrito por ahí (no voy a desvelar aquí el bar), acuérdense de mí, de este humilde farolero. Y de Machado, claro.
Todos y todas compartimos necesidades fisiológicas, y sentimientos.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

ohhhhhhhhh..investigare ne los baños de los garitos bohemios!bego.

Rodrigo Casteleiro dijo...

Busca y busca, el que la encuentre se lleva un premio

;)

Anónimo dijo...

Las puertas de los baños son muchas veces de lo mejorcito que se puede leer.
Yo también he encontrado inspiración en ellas.

mmg