domingo, 5 de abril de 2009

Jim


Por la mirilla veo la cara acolchada de mi vecino de abajo. Parece malhumorado.

- Hola, qué..tal.

- Pues mal, muy mal, cómo quieres que esté, si tienes la música altísima, y no hay dios que pueda descansar así- contesta atropellado.

- La música está a un nivel bajo. Ni siquiera puede oírse desde aquí, como puede comprobar.

- Eso es porque la acabas de bajar ahora, hace un rato había un ruido ensordecedor.

- No, está usted equivocado. La música ha estado al mismo nivel toda la tarde.

Noto por donde va. Se aburre en casa (está divorciado), y quiere joder.

- Bueno, bueno, qué me da igual, que apagues ya esa monstruosidad de sonido. Que encima en todo el día no has cambiado de disco.

- Eso son manías mías, que no le incumben.

- ¡Cómo qué no me incumben! ¡Pues claro que me incumben, me incumben porque por tú culpa no puedo dormir, niñato!

Son las siete de la tarde. El vecino parece no querer entrar en razón. Decido poner fin a la conversación:

- ¿Sabe que pasa? Que si cambio de disco, o dejo de escuchar música, me entran ganas de matar a alguien. Oigo voces, sabe, de cantantes muertos, que me dicen que me cargue a algún vecino.- le digo en un tono muy serio. Ayer, sin ir más lejos, me habló Jim Morrison: "Mata a la vecina del quinto, máaaatala", me susurraba mientras cocinaba.

- ...

- Siento no poder seguir atendiéndole, otro día hablamos. Chao.

Y cerré la puerta. Gracias Jim.




Fotografía sacada de tcuento-felipegomez.blogspot.com

2 comentarios:

MiAu dijo...

De un ser tan terriblemente bello como Jim, sólo se pueden sacar cosas buenas...mata a tu vecino maldita sea¡¡¡

~itziar~ dijo...

Estos vecinos, todo el día tocando lo que NO tienen que tocar!!
Todo el día haciendo ruidos y luego, cuado uno da la mas minima señal de existencia, se lanzan a tu cuello...

Lo siento, vivo en una resi de estudiantes y este tema me toca la fibra sensible... xD

Saludos!!