miércoles, 29 de abril de 2009

Hoy vi a dos ciegos comiéndose con los ojos


Hoy, al volver a casa, he visto una cosa hermosísima, que me gustaría compartir con ustedes. En el vagón de mi línea había dos ciegos comiéndose con los ojos. Jóvenes, no tendrían ni 30 años. Él le susurraba algo a ella, y ella le devolvía el gesto con una sonrisa cómplice, como sólo se sonríen las parejas que acaban de empezar.
En un momento del viaje, él le ha besado en el cuello, y ella se ha enrojecido. Después se ha acercado a sus párpados, y le ha dicho: "Gracias por devolverme la vista".

Y se lo ha dicho el mismo día que la OMS ha elevado a 5 el nivel de alerta por una pandemia inminente, cuando medio mundo anda con mascarillas. El día en que el PIB español se contrajo un 1,8%, y en Bagdad hubo un triple atentado, que causó la muerte a 41 personas.
Pero no, no es de tristeza por lo que lloro.




Fotografían extraída de micaminoalalocura.blogspot.com/

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Ésa es la prueba de que el amor existe y de que al decir uno que esta ciego al no verlo, miente.

Bartleby

Rodrigo Casteleiro dijo...

Esa clase de amor, creo, es metafísico...buf


A lo que todos aspiramos, vaya.

sí, el amor existe, y es ciego.

Anónimo dijo...

Yo no creo en amores metafísicos, creo en amores del día a día que compensan la mierda de este mundo.

Vivan los ciegos, pues, y comámonos los unos a los otros con las bocas cerradas y los ojos abiertos.

Bartleby

Rodrigo Casteleiro dijo...

Vivan!

Ysaías Núñez dijo...

Interesante anécdota.

Saludos desde Venezuela.

Rodrigo Casteleiro dijo...

saludos Ysaías