domingo, 5 de abril de 2009

Help, i need somebody



Todos y todas necesitamos que nos salven alguna vez, que nos rescaten.
No solo las princesas de los cuentos flaquean, también los príncipes y caballeros andantes tienen sus días malos, menos fértiles.
En realidad, creo, no es una cuestión de género. Los Beatles pedían ayuda a voz en grito, y eran hombres.

(Odio la palabra género).

Es, más bien, un matiz humano. Somos vulnerables, débiles.

(Tú también, que niegas con la cabeza).

Aunque se nos obligue a parecer superhéroes: en el trabajo, en el amor, en el día a día. Aunque muchos y muchas, crean que lo son. Pero nada más lejos de la realidad.

En la vida real, donde suena el despertador cada mañana, Superman no tiene capa. Batman está obeso, y es alcohólico. Y a Catwoman la despiden de su trabajo en el quinto mes de embarazo.
No hay superhéroe que valga para reflejarse, que sirva para eludir el espejo. Lo que se ve allá dentro, es lo que hay aquí afuera.

No somos más que un saco de dudas y vísceras. Un detritus de mentiras y verdades.
Un gato maullando lastimoso encima de la copa de un árbol.

Eso soy yo ahora mismo. Un felino perdido, atrapado.

Quiero bajar, pero no sé cómo.


Que alguien me ayude, por favor.

3 comentarios:

eme dijo...

Yo soy chiquinina, con pies no muy grandes (algún mal mapuche dice que podría calzarme unas tapas de Colacao), pero si tú quieres te ayudo a bajar de ese árbol.
Si no, cuando bajes avísame para acercarte galletas de dinosaurio y horchata del Mercadona, que sé que te gustan.

Ps: ... de aquí a que construyan el AVE pa' Galicia.

Anónimo dijo...

ya sabes q solo tienes q silbar!

Anónimo dijo...

soy begooo,jaja