domingo, 26 de abril de 2009

El amor en los tiempos de la gripe porcina




Dénse todos los besos que puedan, desgástense los labios, la lengua, los dientes. Bésense a plena luz del día, a escondidas. Con su pareja, con su amante. Con un o una desconocido/a. No escatimen en besos, gasténselos todos.
Y sobre todo, háganlo como si fuera el último beso de sus vidas, que nunca se sabe lo que puede pasar mañana.


Fotografía de AFP.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

muuuuuuuuuuuuuuuuuuuchos besosssssss, Rodri!bego.

Rodrigo Casteleiro dijo...

Besos a granel!

MiAu dijo...

Yo besaré todas las bocas intentando demostrar que sólo existe una....

besos, sin vómito, que son mucho mejores... :)

Anónimo dijo...

Besos, besos. Son el mejor anestésico, lástima que no los vendan en la farmacia.

Rodrigo Casteleiro dijo...

Los besos con vómitos también son especiales...

Rodrigo Casteleiro dijo...

Los besos hay que pillarlos de contrabando, en las esquinas, en los cuartos de baño, etc.

saludos