domingo, 19 de abril de 2009

Domingo de colesterol




Soy un tipo contradictorio: odio los domingos, pero no podría vivir sin ellos. Sin mi ración semanal de colesterol emocional.
Los domingos me empacho de recuerdos grasosos, hasta que se me tapona el corazón, y comienza a dolerme el pecho. Entonces, me digo a mi mismo, que a partir de mañana (del lunes) empiezo a pensar más sano.
Pero pasa una semana, y me veo de nuevo en las mismas. Haciendo, de hecho, las mismas promesas inútiles, que nunca cumplo.

La nostalgia es adictiva. Sabe a chocolate con almendras.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

y lo has probado con avellans caramelizadas? es tan aictivo como una cancion q repites sin cesar mirando por la ventanilla de un tren,camino d todavia no sabes donde.
besitos.bego.

Anónimo dijo...

jaja, no lo habia visto antes, pero sabes a q cancion m referia con lo del tren..?he tenido 10 horas de tren hoy y mi mp3 se ha agotado, pero la de domingo, las de marwan y ls de andres suarez m las ponia continuamente,casualidades,eh?????me encantan!!!bsssssssss
bego