jueves, 30 de abril de 2009

Canciones para una despedida

Lo prometido es deuda. Les dejo diez temas en mi ausencia, que espero disfruten tanto como yo. Me ha costado millones de neuronas escogerlos.



Una canción de ida y vuelta, para las malas rachas en pareja: "Esto no es nada por lo que no hayamos pasado".



Sigo fascinado con esta chica.



Pues eso, ni negro ni blanco. Ni tirio ni troyano.



"Y si fuera mi vida una escalera, me la he pasado buscando el siguiente escalón, convencido que estás en el tejado esperando a ver si llego yo". Robe Iniesta en estado puro.



Hay que perder la sonrisa, para cambiar de camisa.



Dicen las malas lenguas que Sabina no se atreve a cantar esta canción sobre un escenario. Demasiado personal, tal vez.



La canción del machaca de mi barrio. "No molaría que se fuera de rositas".



Esta canción le costó al bueno de Dylan el apelativo de "Judas". El público, que por aquel entonces le consideraba algo así como el profeta del folk, no le perdonó que cambiara de chaqueta, de registro: que se pasara al rock, de forma tan explícita. Paradojas de la vida y de la música, este tema fue considerado muchos años después, como la mejor canción de la historia. A eso le llamo yo cerrar bocas. Y no, no tiene nada que ver con los Rolling.



Enrique Urquijo quiso incluir este tema del músico cubano Pablo Milanés, en su segundo disco, y a la postre definitivo. Pero la compañía lo desestimó por considerarlo "demasiado deprimente".



La canción que Enrique (Urquijo) le escribió a su hija María. Si no lloras con este tema, es que no tienes corazón.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Me quedo con:

Buscando un poco de acción, sin dirección ni presupuesto y una ración de sentimiento te conocí, te reconocí por tus botas y mientras tomabas tequila dejamos atrás dos almas rotas. Y si fuera mi vida una escalera, me la he pasao entera buscando el siguiente escalon convencido que estás en el tejado esperando a ver si llego yo. Esto no es nada, aunque parezca el final. Agárrate fuerte a mí, María y no llores más por mí, volveré a por ti algún día
y escaparemos de aquí.

Take me home, take me home...

La otra versión me parece demasiado lacrimógena, ya sabes lo que pienso de eso, jaja, hay que luchar por ser feliz.

Bartleby

Rodrigo Casteleiro dijo...

plas plas plas plas

le felicito, señor bartleby

yo misma dijo...

escuchandote "agarrete a mi,Maria" a las 4 de la mañana despues de un puente deprimente sin salir demi habitacion, patetico? me rio por no llorar,jaja . bn. bego.

Rodrigo Casteleiro dijo...

De patético nada, señorita