miércoles, 25 de marzo de 2009

Yo también soy un asesino


Acabo de asesinar a 100 millones de personas. He tirado un condón usado a la basura.
Soy un asesino, no peor aún, un sanguinario genocida.

........

Leo las declaraciones de ciertos sectores de la Iglesia Católica, al respecto de la nueva ley del aborto, y me da urticaria.

Punto uno. La nueva ley no obliga a abortar a nadie, simplemente se está dando la opción de, en caso de. Como con el(¡oh cielos!) matrimonio homosexual.
Punto dos. La nueva ley aún tiene que ser votada en el Congreso, es decir, no está todavía aprobada. Así que dejen de intoxicar.
Y punto tres, y más importante. Las mujeres, aunque ustedes no lo contemplen, ni lo entiendan, ni lo incorporen, ni nada de nada, tienen derechos. Y hasta la fecha, y si la ciencia no lo remedia, son las únicas que paren, y, por ende, las que deben poder decidir si tener o no ese hijo; sin que por ello, se las meta en la cárcel, o, se las tache de asesinas. Para homicida, su comandante en jefe, que afirma, sin temblarle la voz frente a la población africana, que "los preservativos sólo aumentan el problema del sida". Amén.

.......

Si ellas por abortar son unas asesinas, yo por hacerme pajas, o follar (sí, follar) con condón (sí, con condón) soy un genocida.

Señores obispos, dejen de perseguir a la gente. La Santa Inquisición hace mucho que se abolió. Mal que les pese.

He dicho.



Viñeta sacada de 3debuche.files.wordpress.com

1 comentario:

MiAu dijo...

Amen , hermano¡¡¡¡