sábado, 14 de marzo de 2009

Rizzo


Fue durante la larga década de los 90 mi mito erótico, luego llegó Eva Amaral a mi vista y la reemplazó. Pero antes de que eso sucediera, Stockard Channing ('Rizzo', en Grease) ocupaba todas mis fantasías.

Recuerdo, todavía, la primera vez que la vi. Yo debía tener no más de 10 años. Aquella noche la cadena oficial de las tetas-Tele 5-ponía/repetía una película, que había visto anunciada días antes, y que tenía muy buena pinta: rock and roll, tupés, faldas, chicas y hamburguesas con batido gigante. Ñam.

Cené cualquier cosa, y me puse a verla. Estaba solo en casa, mis padres habían salido. Tenía, por tanto, todo el sofá para mí, y lo más importante, el mando de la tele.

Y entonces, como les cuento, sucedió: vi salir de aquel ¡coche rosa! a ese ángel caído, a esa pink lady sofisticada y sensual, y caí rendido. Ella era, por encima del resto, la más atractiva, la más guapa, la que daba mejor en cámara, la más todo. Su pelo corto y revuelto, sus gafas oscuras a lo Audrey Hepburn, y esa mini chaqueta acorde a sus andares de gata. Uff, aquello era demasiado para mi corta edad.
Unos fotogramas más tarde, supe su nombre: Rizzo, acabado como un beso con lengua. Ri-Cho.

A mitad de la película ya había sucumbido inexorablemente a su maldad intrínseca, a su descaro ("Debe de ser marica", "Te han birlado a tu nena, ¿eh?"), pero también, a su profunda humanidad y desgarro:




Viéndola en la pantalla, yo soñaba con ser Jeff Conaway (Kenickie) y escaparme con ella en mitad de la noche, y amarla en la parte de atrás de mi destartalado coche. Y que ella me tirase un batido a la cara, y gritarle aquello de: "En tu estado no puedes montar ahí".

Yo no quería ser Danny Zucco, por el amor de Dios. Ese engañabobos, que de cara al público lucía su pose más roquera, y en la intimidad se vestía con jerseys de lana. ¡Puag!
Tampoco me gustó nunca Sandy, ni con la permanente la trago. Las femmes fatales nacen, no se hacen.


Amaba a Rizzo, ya digo. No en vano, por su culpa, durante años me declaré a cientos de chicas con el pelo corto. Yo buscaba a mi Stockard Channing particular por todos los rincones de Madrid, por todos los bares, pero ella nunca aparecía, y sí lo hacía, no era como (mi) Rizzo.

........

Hace unos días, me acordé de todo esto, y me dio por buscar fotos de mi amada. Esto fue lo que encontré:




¡Por qué, Dios mío, por qué! ¡Por qué permitiste esto, por qué dejaste que pasara!
¡Ella era mi amor, mi musa, mi mito sexual!
¡Y ahora es un calco de Liza Minelli!

8 comentarios:

eme dijo...

Esa Minelli tiene un aire a alguien que conozco...
Para mí también era mi personaje favorito de la peli, pero no con la misma connotación... aunque seguro que a los dos nos gustaba que era una mujer AUTÉNTICA.

Rodrigo Casteleiro dijo...

A quién tiene un aire?

La Rizzo era mucho Rizzo. Cuando la hicieron se rompió el molde.

Toño dijo...

Si te sirve de consuelo tu ex-musa sigue llevando el pelo corto, aunque un poco mas modernito-desaliñado-barrio de Malasaña. Ya quisiera Liza Minelli parecerse a Rizzo.

Rodrigo Casteleiro dijo...

Ayyy mi Rizzo...

Toño dijo...

PD. Echo de menos al gordito del video de Janis Joplin. Deberías hacer un trabajo de campo y averiguar algo de el. Si acabó en las drogas. Si le echaron del curro. Si consiguió un puesto en el musical de "Hoy no me puedo levantar" Quiero saber!!! :D

Rodrigo Casteleiro dijo...

Empieza a preocuparme este filia tuya por los oficinistas con sobrepeso...

Toño dijo...

No es filia, es que me parto el ojete. como con el niño loco alemán en todas sus versiones jajajaja "¡¡¡al calvo tetraplejico noooooo!!!"

Anónimo dijo...

Cuando mi gata Rizzo ( que en gloria esté) cazó un pájaro y lo trajo a casa vivo porque ella también quería tener una mascote le llamé Kenikie. Lástima que no pudo soportar el estres aquel eficiente ejecutivo y terminara suicidándose metiendo la cabeza en el bebedero....