viernes, 6 de marzo de 2009

¡Fuera la ropa!


Mi abuela, la anarquista-léase post 'guiso de pollo'-me dice que si no encuentro trabajo es porque no me arreglo lo suficiente: "Deberías vestirte algo mejor, cortarte el pelo, y afeitarte esas patillas tan grandes que llevas". "No es que lleve las patillas largas, es que la barba me sale por provincias, y se confunden", la corrijo.

Aparte, nunca he creído en eso de la estética. No me gusta, la verdad. Entiendo que haya que vestirse(aunque sea partidario del nudismo)para salir a la calle, pero por lo que no paso, es por tener que encorsetarme, según la moda que rija, a la hora de.
Hoy sin ir más lejos, he visto a 7 chavales, de corte tradicional (o pijoquetecagas) cada cual con su kefía, o pañuelo palestino, anudada al cuello, a modo de fular. ¡De fular, por Dios! ¿¡Pero qué coño es esto!?
¿Acaso esos chavales saben lo que ese fular simboliza?

No, no lo saben. Quiero pensar que no. Quiero pensar que simplemente ven en ese pañuelo algo así como un complemento ideal de la muerte. Quiero pensar que no se está frivolizando con los derechos del pueblo palestino, quiero pensar que no es cool, que Israel someta a Palestina al hambre y a la pobreza...

Recuerdo, hace años, cuando me desplazaba en metro a todas partes (ahora lo hago andando), cómo gran cantidad de viajeros me miraban en el vagón incriminatoriamente por portar, precisamente, ese pañuelo. Incluso los hubo que me llamaron entonces terrorista o guarro.
Había veces que hasta tenía que correr para salvar mi vida de la sinrazón y la ignorancia.

Y ahora, los mismos que me apuntaban con el dedo llevan un palestino de colores, porque es la moda. Porque combina con el bolso o las zapatillas.
Me río por no llorar.

Por eso, y por más cosas, me niego a "arreglarme más". Prefiero la comodidad por encima de todo, esto es, camiseta, vaqueros y zapatillas. El hábito no hace al monje, y si me contratan, quiero que sea por mis conocimientos y no por mi fachada, qué palabra más fea, por otro lado.
Y si no lo hacen, ellos se lo pierden.

Ya lo dijo Óscar Wilde:

Después de todo, ¿qué es la moda? Desde el punto de vista artístico una forma de fealdad tan intolerable que nos vemos obligados a cambiarla cada seis meses.






¿No sería maravilloso un mundo en el que todos y todas fuésemos desnudos, libres de convencionalismos y armarios?





Nota a pie de página: Mi abuela se ha convertido en una dandy anarquista.




Fotografía sacada de www.absolutespana.com

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Tu mejor post sin duda!

eres un fenómeno!

Rodrigo Casteleiro dijo...

Gracias...eh...seas quién seas