viernes, 20 de marzo de 2009

El hábito



La policía autonómica de Cataluña carga contra decenas de estudiantes, en el centro de Barcelona.

Intento, al ver este vídeo, ser objetivo con todas mis fuerzas. Intento no dejarme llevar por las (brutales) imágenes, no ceder a la rabia e indignación, y escribir una palabra más alta que otra.
Intento entender el trabajo de los antidisturbios. Ellos tienen que dominar una masa de gente que les supera en número y efectivos.
Intento también, en un ejercicio de empatía agotador, ponerme en su piel, vestirme con su uniforme. Hasta me imagino blandiendo una porra.
Pero entonces, me entran unas ganas horribles de girarme y molerles a palos. Me ciega la ira, y me vuelvo, irremediablemente, uno de ellos.

Quizás los antidisturbios, vestidos de calle, sean personas pacíficas. Quizás sea el hábito el que hace al monje, y la porra al descerebrado. Quizás haya que investigar el tejido de ese uniforme, que los convierte en animales.

Pido perdón a quien se sienta aludido. Ya he dicho que he intentado ser objetivo con todas mis fuerzas. Pero es que, aparte de cargar contra estudiantes que defendían el derecho a una universidad pública, durante los disturbios, los Mossos d`Esquadra agredieron a 30 compañeros, periodistas.
Fotógrafos en su mayoría.

Y eso ya me toca la fibra.




También resultaron heridos varios agentes.

3 comentarios:

eme dijo...

Manifestarse también es un derecho, y parece que estos hombres vestidos de azul no lo entienden y mucho menos quien les dirige.
Es una vergüenza cerrar bocas a palos.

Rodrigo Casteleiro dijo...

Pues si no me equivoco, dependen del Conseller de Interior de la Generalitat, el ecosocialista Joan Saura, aunque según las imágenes, podría ser perfectamente otro señor bajito y de bigote el que les mandara.


Los grises del siglo XXI (Marta dixit)

Toño dijo...

Seguro que no pegarían con la mismas ganas si al estudiante que viesen tuviera la cara de su hijo, o si el fotógrafo/periodista asistente a tal acto fuera un hermano/cuñado.