jueves, 12 de febrero de 2009

Ciento veinte


Más de
60 días
y 120 noches
contigo
-la madrugada
siempre
pesa
el doble-
y todavía
me froto
los
ojos
y
me
pellizco.

1 comentario:

Álvaro Hurtado dijo...

Eh! Rodrigo que gustazo y sorpresa saludarte, por suerte están apareciendo cosas con las cuales sortear el change. Me gusta tu vena poética. un abrazo