viernes, 20 de febrero de 2009

Carta de presentación



El otro día me pidieron una carta de presentación, para adjuntarla con mi currículum. No la redacté. Qué mejor presentación que presentarme allí mismo, y hablarles de mí, de lo que sé hacer, pensé. Sin absurdas formalidades de por medio.

Craso error.
La próxima vez les planto la letra de esta canción, y me quedo tan ancho:


Sé que me equivoco muchas veces
y sé que muchas veces tengo razón
Y otras veces fui culpable de una gran equivocación

No sé si el destino sostiene el timón de mi vida
pero va en dirección prohibida en el túnel del amor

No sé si prefiero días iguales o días distintos
ya guardé el instinto asesino en un cajón
No voy a tomar la ruta de los sacrificios
prefiero el vicio, la música y el amor

Los hombres no piensan solamente en dos cosas
esos son los que tienen un solo corazón
Mira que las revoluciones de los corazones
no perdonan pero tampoco tienen perdón

No se si prefiero días iguales o días distintos
ya guardé el instinto asesino en un cajón
No voy a seguir la ruta de los sacrificios
prefiero el vicio, la música y el amor.


Andrés Calamaro

1 comentario:

Anónimo dijo...

Eres genial! jajaja