martes, 29 de julio de 2008

La chispa adecuada


Ayer salí hasta las tantas. Lunes. Siempre que puedo, me gusta hacerlo. Es una manera de ver también el otro lado de la moneda. De reescribir la historia. El peor día de la semana, sin duda, puede acabar de la mejor forma. Me gusta pensar que nada está escrito, que todo está por hacerse. Que nosotros mismos podemos convertir el agua en vino y los lunes en sábados. Puesto que son las personas las que hacen especiales las circunstancias, y no al revés.
El caso es que tras mucho divagar por los pocos bares de Malasaña que ayer abrían, acabé en un karaoke lleno de guiris, en Huertas.

Los Beatles y Cindy Lauper fueron los triunfadores de la noche. Entre medias sonó Loquillo-un espontáneo subió borracho a cantar cadillac solitario-y un tema (cómo no) de Alejandro Sanz, que nunca falta a la cita. Estuvo curiosa la noche. Los termómetros marcaban 28 grados a las 4 de la mañana. Un lujo en los tiempos que corren.

Me fui a casa con mejor sabor de boca. Los lunes no son tan fieros como los pintan. Hoy, martes, me he levantado sin resaca. Ningún ruido perturba mi cabeza. Tan sólo, una canción que no deja de sonar dentro de mí, una y otra vez, de forma cíclica: la chispa adecuada, en versión lenta (bendecida 3 para los creyentes). Para mí una de las mejores baladas que se han escrito.

Y mi sonrisa no puede ser mayor. Hoy 29 de julio del 2008 guardo para siempre tu tacto en un ataúd y eyaculo blanco esperma sobra la espina dorsal de tu recuerdo. Y aunque sigo sin distinguir lo complicado de lo simple, sin duda sé que todo arde si le aplicas la chispa adecuada.

Una cosa menos en mi lista de promesas a olvidar.

Foto sacada de blogs.ya.com

No hay comentarios: