viernes, 13 de junio de 2008

Soledades


La gente cada vez se siente más sola. Es el mal de todas las grandes capitales. Demasiadas personas y pocos sentimientos. En las grandes ciudades, suele haber más coches que abrazos. Más oficinas que besos. Preocupa más instalar cámaras de videovigilancia y saber en cada momento lo que pasa fuera, en cada esquina, en cada rincón de las calles, que conocer lo que sucede dentro de cada uno. En Madrid, hay ya seis millones de habitantes, pero más de la mitad, o las tres cuartas partes, se sienten solas. Cuando están rodeadas de gente. Curioso.
En realidad, no hay mayor soledad que saberse acompañado y sentirse solo. Al menos, es la más triste de todas. En ese sentido, el metro es un museo de soledades. Por un euro, uno puede contemplar todo un surtido de sombras, de miradas cabizbajas, de pasos apesadumbrados, de cuerpos sin rumbo, etc. Y un sin fin de cuadros más. Todos los días hay nuevas muestras.
Pero eso no es todo, si uno se queda con ganas de más, siempre puede darse una vuelta por la avenida central o el paseo de cualquier gran ciudad, llámese Gran Vía o Las Ramblas. Ahí el espectáculo, es gratuito. La ciudad ofrece al respecto, enormes posibilidades de sentirse solo.
Por eso la gente cada vez consume más libros de autoayuda. Y las consultas de los psicólogos están cada vez más llenas. Por eso los terapeutas son el quinto poder. Y los bares cada vez cierran más tarde.
Una persona que se siente sola y desamparada, es un negocio. Sus miserias, dan dinero. Alimentan una familia. Qué crueldad.
No sé a vosotros, pero a mí este mundo, cada vez me da más miedo. Ya no se respeta ni la soledad de uno. Cuando no hay nada más personal e intransferible que uno mismo.


Foto sacada de www.zonalibre.org

2 comentarios:

Marta dijo...

De soledades he conocido muchas pero por suerte siempre acaban marchandose...Me alegra ver que te has decidido...me pasaré por aqui a menudo...ya sabes que me encanta como escribes...
Molts petonets videta :-)

Pd:¿Encontraré también por aqui algunos de tus poemas?

Becky dijo...

Y que triste es sentirse solo cuando mas necesitas un abrazo.
Bonita reflexión amigo mio.